in ,

«Yo, abogado musulmán, haré que absuelvan a Asia Bibi»

Asia-Bibi-006Podría ser un abogado musulmán la persona clave para la salvación de Asia Bibi. A cinco años de aquel fatídico 19 de junio de 2009, día de su arresto, la vida de la mujer cristiana condenada a muerte por blasfemia en Paquistán está en las manos de un profesionista musulmán, único abogado que la representa oficialmente en el proceso de tercer grado ante la Suprema Corte. Saiful Malook, abogado de Lahore (de 60 años de edad), cree en el derecho y en la justicia y, explica, «no hace discriminaciones en la elección de sus clientes».

Cuando decidió aceptar asumir la defensa de Asia Bibi (come indicó en una entrevista exclusiva a Vatican Insider), tuvo un peso importante el recuerdo de Salman Taseer, el gobernador musulmán de Punjab que fue asesinado en 2011 justamente porque la había defendido. Malook, que en ese entonces trabajaba en el Ministerio Público de la Procuraduría de Lahore, se encargó de la causa, a pesar de las enormes presiones, en contra del asesino de Taseer, el ex guardaespaldas Mumtaz Qadri, que después habría sido condenado a la pena capital. El caso de Asia Bibi representa para él una especie de “segunda parte” del caso de Taseer. Y, en su opinión, «carece de pruebas suficientes».

Lo demuestra un análisis pormenorizado de los documentos del proceso, que ahora pueden consultarse en línea gracias a la emisora Al Jazeera, que publicó un reportaje sonre el caso de Asia Bibi. Se trata de toda la información del proceso de primer grado y de la apelación: un procedimiento viciado por irregularidades evidentes y basado en pruebas dudosas y contradictorias.

Y justamente de esta documentación parte Saiful Malook, que, como abogado experto en ley islámica, añade otro aspecto: Asia, insiste, debe ser absuelta incluso según las prescripciones de la “sharia”.

Usted es un abogado musulmán. ¿Por qué defiende a la cristiana Asia Bibi?

Como abogado, me interesa la justicia. El caso de Asia Bibi no es una cuestión de religión, sino de justicia. Mi trabajo es defender a personas en el tribunal, sin alguna discriminación. Y tengo además un recuerdo personal: el gobernador de Punjab, Salman Taseer, fue asesinado porque fue a verla a la cárcel. Entonces, dado las fuertes presiones de los grupos islámicos, era difícil encontrar a un magistrado que quisiera perseguir al asesino, Mumatz Qadri. Me armé de valor y acepté el caso para procesarlo, obteniendo para él la pena de muerte. Ahora, defender a Asia Bibi significa concluir aquel procedimiento.

¿Qué idea se ha hecho sobre el caso de Asi Bibi, después de haberlo examinado?

He estudiado el caso y creo que hay una evidente laguna en la justicia. Las condiciones son favorables para la imputada. No me toca a mí decir si Asia es inocente o no; yo no estaba en el lugar, y lo que sucedió lo saben solo los testigos oculares. Mi trabajo es evaluar las pruebas con base en las que fue condenada. Y puedo decir, con fuerza, que las pruebas en su contra son absolutamente insuficientes.

Asia fue acusada con base en declaraciones de testigos oculares: ¿con confiables?

En el proceso instructorio en primer grado había cuatro testigos principales. Dos eran las mujeres, compañeras de trabajo de Asia, que figuran como testigos oculares y que la acusaron de blasfemia. Otros dos hombres, el imán local y el dueño del terreno en el que la campesina trabajaba, son acusadores indirectos, que repiten lo que habían referido las otras dos. El imán presentó oficialmente una denuncia de blasfemia por un hecho que le contaron otras personas. Se puede decir que, incluso sin tener en cuenta a los dos últimos testigos, la Corte condenó a Asia con base en las declaraciones de las dos mujeres?

Entonces, ¿cuáles son los puntos débiles de la acusación? 

Los puntos débiles de la acusación son esencialmente dos. El primero es el retraso de cinco días entre el episodio y la presentación de la denuncia ante la policía. Uno de los principales fundamentos de la justicia penal, en Paquistán (y no solo), es el de la rapidez de la denuncia. Si se da un retraso, la prueba presentada debe ser considerada dudosa. Es un principio ineludible, puesto que el tiempo transcurrido es considerado como oportunidad para construir pruebas falsas: la jurisprudencia de la Suprema Corte lo ha recordado en muchos casos. La Corte de Lahore, en cambio, en el proceso de apelación consideró el retraso, inexplicablemente, como tiempo útil para «completar y verificar» las acusaciones. Esto no es correcto para la administración de la justicia penal.

¿Cuál es el segundo punto débil de la acusación?

En segundo lugar, hay que acudir a la ley islámica. Puesto que Asia es condenada por una ofensa al Profeta Mahoma, hay que considerar el sentido del “hadd” (en el islam, el «crimen en contra de Dios», ndr.), cuyo castigo fue preescrito por Dios mismo. Cuando nos adentramos en este ámbito, nos damos cuenta de que, según la ley islámica, los testimonios que presentan los acusadores deben ser revisados por una tercera persona y, para ser creíbles, no deben tener ni una sola “mancha”, es decir no deben haber cometido un solo pecado en toda la vida. Si la Corte no sigue esta vía y no la recorre en relación con las dos mujeres que acusan a Asia, la prueba no puede ser incluida en las actas. Así funciona el sistema de las pruebas según la ley islámica.

Pero, ¿por qué acudir a la ley islámica en un proceso civil?

Este procedimiento debe ser citado porque Asia fue condenada por una ofensa que se relaciona con la ley islámica, aunque después haya sido incorporada al Código penal de Paquistán. Y, como no se siguió este procedimiento, la prueba principal de los acusadores no es admisible, por lo que la condena debe ser anulada.

Con base en estos argumentos, ¿usted cree en la absolución?

Claro. Creo en la absolución absoluta y confío en que será puesta en libertad.

¿Cuáles serán los tiempos del proceso en la Suprema Corte?

Ya pedimos que la Corte fijara una audiencia, pero la Cancillería nos respondió que no era posible. Ahora hemos vuelto a enviar una petición, subrayando que Asia está en la cárcel, en el “corredor de la muerte”. La audiencia podría ser fijada dentro de un mes, pero habrá que ver…

¿Cómo está Asia?

Ahora está bastante bien y tiene muchas esperanzas en el nuevo proceso. Enviamos la petición para que la trasladen de la cárcel de Multán a la de Lahore, para que esté cerca de su familia.

¿Y queé sucederá después del veredicto de la Suprema Corte? 

Si es favorable, la mujer será absuelta y será puesta en libertad, incluso sin un nuevo proceso. La Corte tiene el poder para hacerlo. Si, por el contrario, el resultado fuera negativo, podríamos presentar, en la misma sede, una nueva petición para que se revise la sentencia, como prevé la Constitución. Y luego queda la última oportunidad de la gracia presidencial: el Presidente, al concederla, puede conmutar o revocar la pena decidida por un tribunal.

PAOLO AFFATATO

Via VI

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

El Papa hace historia y pide perdón a los Valdenses.

El amor está en las obras mas que en las palabras, el Papa a los jóvenes