El camino era el lugar de la relación y de los intercambios. Por esos caminos deambulaban los comerciantes, los emprendedores, los extranjeros, los peregrinos; aquellos que no temían el intercambio y apreciaban lo nuevo y distinto.

Y en esos caminos encontramos a Jesús anunciando el Reino de Dios. Por ellos envía a los suyos -setenta y dos- y los destina a todas las ciudades conocidas para ser su voz.

Todos los discípulos regresan contentos porque han cumplido su misión y han tenido “éxito”. El fruto de ese trabajo resulta de ir en nombre del Maestro y no en el propio: “Estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo”.

Envío e itinerancia. Dos rasgos esenciales de los misioneros. Dos rasgos carismáticos de la Vida Religiosa. ¿También hoy?

¡Claro! Nuestro sentido y nuestro gozo se fraguan en los caminos. Nuestra significatividad se funda en la marca del Maestro. Tomemos nota de los consejos que da Jesús a los que envía para comprender su objetivo y adquirir su mirada. Para que nuestras palabras manifiesten lo que el Espíritu anima, nuestras manos curen a quien Dios acaricia, nuestros brazos levanten a quien Cristo toma entre sus manos…

Y rechacemos el inmovilismo y el éxito mundano. Dos tentaciones “demoníacas” que engordan nuestro ego y la noticia de nuestro instituto.

Volvamos a los caminos… allí se juega nuestro sentido y la gloria de Dios.

Fray Manuel Romero, TOR

Via LCDLP

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Portadores del Evangelio

Franciscanos de Galicia abren un convento cerrado a la gente sola.