in ,

Visita fraterna a Paquistán.

PAQUISTÁN: UN PAÍS QUE VIBRA ENTRE INSEGURIDAD Y ESPERANZA: En colaboración con la Secretaría general para las Misiones y la Evangelización (SGME), fray Ruben Tierrablanca y fray Marcelo Cisneros de la fraternidad internacional de Estambul han hecho una visita de animación y conocimiento recíproco a los hermanos de la Custodia de San Juan Bautista en Paquistán del 14 al 19 de septiembre de 2013.

Acogidos calurosamente en fraternidad y en clima tropical, y guiados por fray Pascal Robert, profesor del Instituto Católico Nacional de Teologia en Karachi y miembro de la Comisión OFM del Servicio para el Diálogo (SD), fuimos recibidos por el Arzobispo emérito de Karachi, Mons. Evaristo Pinto. Por la tarde del primer día en Karachi y el tercer día en Hyderabad encontramos a unos treinta hermanos con quienes vivimos momentos de alegría fraterna compartiendo nuestras experiencias.

He aquí algunos puntos sobresalientes de la realidad
– Turquía es un país de mayoría musulmana de Constitucion política laica y permite vivir con más toleracia a las otras religiones
Paquistán es una “República Islámica” que limita al extremo las demás religiones.
– Los Sunitas son la mayoría musulmana en Turquía.
Decenas de grupos islámicos se cuentan en Paquistán, algunos de ellos son fundamentalistas y cada uno busca detentar el poder y el dominio sobre los demás, creando grande dificultad para una convivencia pacífica.
– Mientras en Estambul somos una fraternidad internacional enviada “entre los musulmanes”,
los hermanos de Pakistán nacieron en tierra de mayoría musulmana.

Al servicio de la Iglesia, de la Orden y del mundo:
– Misioneros en su propia tierra: sentimos la necesidad de superar la vieja idea del misionero llegado de un país “cristiano” a la tierras del Islam y reconocer con la Iglesia que todos somos “discípulos y misioneros” (cf. Doc. Aparecida n. 20ss.).
– Servicio de los hermanos en Paquistán: en estos tiempos de grandes y graves conflictos en los países de mayoría musulmana, en razón de la comunión de esperanza y carisma franciscano, todos estamos llamados a reconocer, apreciar y agradecer el valor y la valentía evangélica de la presencia y el servicio que nuestros hermanos de Paquistan ofrecen en actitud de apertura, simplicidad y convivencia pacífica con las otras religiones.
– Diálogo como formación permanente: La experiencia de vivir como minoría religiosa exige un constante discernimiento y compartir la vida en fraternidad. Portadores del carisma de fraternidad universal, tenemos necesidad de crear relaciones de confianza y aprecio mutuos para estar siempre dispuestos y abiertos a los demás.

Un momento significativo de nuestra visita fue el encuentro con profesores y alumnos del Instituto Católico Nacional de Teología. El Instituto es la única facultad de estudios teológicos en Pakistán, por tanto concentra profesores y estudiantes de las diócesis y de los institutos religiosos del país. Presentamos nuestra experiencia de Estambul para introducir un intercambio sobre los “Retos del Diálogo Hoy”. El intercambio resulto muy vivo y compartido.

Un verdadero reto para nuestros hermanos es el trabajo educativo; en efecto, a través de las numerosas escuelas se tiene la oportunidad de educar en el aprecio y respeto recíproco.

Las visitas a la sede del grupo sunita “Jamiet-e-Islami”, al Consejo de los “Hindu Panjiat” (Siks) en la ciudad de Tana Bulla Khan y al lide Chiita Kharasan Dr. Syed Zamir Aktar Naqvi, nos ilustraron en el conocimiento de la variada religiosidad de Paquistán y el compromiso que algunos grupos asumen en el diálogo con los cristianos, especialmente con la Iglesia católica.

No reunimos en la Casa Custodial donde tuvimos un encuentro con representantes Musulmanes, Hindu, Siks, Parsi y Cristianos. El tema del encuentro era: “Diálogo para la paz”. En cada encuentro se ofrecía una medalla simple con la frase: “Embassador of Peace”. En verdad, Paquistán no es solamente una guarida de terroristas, sino también un laboratorio permanente de sendero hacia la paz.

Visitamos también la “St. Esther Women and Children Welfare Society”, animada por mujeres laicas católicas comprometidas en la promoción de las mujeres y niños de escasa o ninguna posibilidad de educación. Se busca la inserción profesional y calificada de mujeres en la sociedad y la atención a los niños. En su simplicidad, este servicio es un precioso signo de esperanza para la vida de la Iglesia en Paquistán y para un diálogo concreto efectivo.

Han sido cuatro jornadas llenas y ricas en un país y una sociedad con grandes recursos humanos y religiosos, pero lamentablemente amaniatado en la inseguridad por la reacción imprevista de los grupos fundamentalistas del país y de las naciones limítrofes.

Expresamos nuestro profundo agradecimiento y aprecio a nuestros hermanos de Paquistán, con la esperanza de encontrarnos en una próxima visita. Y ellos están cordialmente invitados a venira Estambul, Eurasio, confín de continentes. Agradecemos también a los amigos laicos que hemos conocido en esta visita.

Mientras concluíamos esta relación, nos ha llegado la triste noticia del atentado en Pashwar, norte de Paquistán: dos terroristas han hecho explotar bombas que llevaban sobre su cuerpo en una iglesia durante un servicio religioso dominical, matando a más de 70 personas y dejando numerosos heridos. Oremos por la paz en Paquistán y en el mundo.

Via OFM

IMG_5227

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

El Padre Pío, «fotocopia de Cristo».

Franciscans International denuncia politica minera de Colombia ante la ONU.