Victoria Braquehais: “no te imaginas como cambia la vida un simple pozo de agua”

Esta misionera de 39 años, conocida en la República del Congo como ‘ushindi’ que significa victoria, se ha convertido en la imagen de la campaña anual de Manos Unidas ‘Plántale cara al hambre: siembra’ por su labor social en el continente africano.

“Desde que nací tenía dos cosas claras: que quería ser de Dios y que quería vivir en África”. Con esta frase, se presenta a PazyBien, la hermana Victoria Braquehais, mallorquina de nacimiento, que lucha contra el hambre y la malaria desde 2009 en la pequeña población africana de Kazenze. 

A pesar de que no le gusten los elogios como ‘heroína’ o ‘súpermonja’, se los merece. Y es que la hermana Braquehais, junto a otras tres hermanas de la Congregación Pureza de María, saca adelante una escuela infantil, una escuela primaria femenina y una secundaria mixta, un hospital y dos internados en un poblado al sur del Congo en el que abundan los casos de muerte por desnutrición.

PazyBien ha tenido la oportunidad de estar con ella para conocer de primera mano su labor en África.

La hermana Victoria Braquehais durante la entrevista con pazybien.es
La hermana Victoria Braquehais durante la entrevista con pazybien.es

“La vocación misionera es un regalo de Dios”

Su vocación religiosa surgió nada más de nacer, reconoce la misionera española. “Dios creció conmigo desde que nací. Siempre supe que quería dedicar mi vida al Señor”, explica.

Durante su juventud estudió con las Teresianas en Madrid hasta que decidió viajar a Roma para licenciarse en Estudios Eclesiásticos. Posteriormente, regresó a Palma de Mallorca donde se graduó en Filología Inglesa, mientras llevaba a cabo proyectos de desarrollo en diferentes colegios.

En 2009 logra hacer realidad su sueño de convertirse en una misionera en África. Por ello, deja atrás a sus familiares y amigos de España para emprender su camino hasta la población congoleña de Kazenze.“Fue Dios quién decidió que tenía que ir a África. La vocación misionera es un regalo de Dios y el deseo de África surgió en mí de manera natural. Dios y África van en el mismo pack”, recuerda la hermana Victoria.

Fuente: https://ushindibc.wordpress.com
Fuente: https://ushindibc.wordpress.com

El horror de una población arrasada por el hambre

La situación que se encontró al llegar a Kazenze, le impresionó desde su paisaje hasta la forma en la que vivían los africanos. “A un nivel de primeras emociones, me sorprendió que en poblado en el que iba a vivir el 99% de la población tiene que sobrevivir con menos de euro al día, que 9 de cada 10 niños no iba a la escuela porque tiene que trabajar para llevarse a la boca algo de comida, que el 87% de los niños muere antes de cumplir los cinco años y que la mayoría de los niños padecen fuertes retrasos en el crecimiento intelectual y físico a causa de la nutrición”, se emociona la joven misionera.

Cuando explica estos detalles, no recuerda sólo las cifras, sino también los rostros, los nombres y los apellidos de todas las personas que ha tenido que decir adiós, aunque asegura que en África “la gente sabe que la vida es un proceso”.

Y agrega que “no he oído a nadie decir porque Dios me has hecho esto. De hecho, cuando se le muere a un niño su madre, te da las gracias por haberla cuidado hasta el último día de su vida”. Recuerda así la historia de tres niñas de su colegio que perdieron a su madre y que el mismo día del entierro, agradecieron a Dios el tiempo que había podido disfrutar de su madre.

Las primeras necesidades: agua y tierra

Para la hermana Victoria las principales necesidades de su pueblo son el agua y la tierra. “Necesitamos muchas cosas, pero sobre todo sembrar  agua, tierra, semillas, capacidades, colaboración”. E insiste en que “la base de todas las dificultades en África es la falta de agua. El agua provoca un campo cultivo para enfermedades como la malaria o diarrea, que 9 de cada 10 niños no vayan al colegio, que el índice de violencia sexual sea tan alto, porque las mujeres se ven obligadas a buscar el agua muy alejadas de sus hogares”.

Asimismo, esta misionera española agradece la labor de Manos Unidas en el territorio. “Manos Unidas ayuda en muchos proyectos: desde la rehabilitación de las escuelas y del hospital, la concesión de becas, la construcción de un huerto escolar, hasta en el abastecimiento de agua”.  Según asevera, la hermana Victoria, “son muchas las personas que se hacen eco a través de mi blog del problema de agua y que, de manera particular, donan 200 euros para construir pozo”. De esta manera, han logrado poner en marcha 19 pozos. “Nadie se imagina como un pozo cambia la vida de un poblado”, admite Victoria. Si el poblado tiene un pozo de agua (cuesta solo 200€!) las niñas no se ven obligadas a recorrer kilómetros para buscarla. No se exponen a ser violadas. No tienen que dejar de ir al colegio…

La situación del Congo, como de tantos otros países en el mundo, ha sido causada por años de corrupción política y, en muchos casos, la población ha sido empobrecida a conciencia por los dictadores de turno. En este sentido, la hermana Braquehais defiende que “la Iglesia tiene que ser la voz” para denunciar estos casos, como ha dicho recientemente el Papa a los obispos mexicanos, no alcanza con denuncias genéricas. Aunque aclara que “ésta no tiene que hacer política”. 

Aunque tiene que hacer frente a muchas situaciones de dolor, Victoria admite que es “feliz” y espera “vivir y morir en África”, pero confiesa que tiene “un voto de obediencia”, y por lo tanto, irá donde Dios la necesite.

También considera que “este país me ha dado un conocimiento profundo de la humanidad. Ha puesto patas arriba mi vida, porque cosas que antes para mí eran muy importantes, ahora ya no lo son. Crecí en una familia acomodada, pero África con su gente sencilla ha invertido el orden de mis valores”, subraya la hermana Braquehais.

En cuanto los proyectos de futuro, la misionera española declara que “todavía quedan muchas cosas por hacer”, como “equipar las escuelas, impulsar los microcréditos, mejorar el material informático, crear una biblioteca e incluso poner en marcha un estudio de grabación de discos porque en África el alma es la música”.

Aquellos que quieran conocer mas en detalle la obra de la hermana Veronica pueden visitar su blog: https://ushindibc.wordpress.com/ y ayudar económicamente en la campaña de Manos Unidas.

FullSizeRender

¿Qué opinas?

Luces y sombras de los Consejos de la OFS.

Fray Abuna iba a ser degollado por ISIS pero algo lo impidió…