in , , ,

Un programa digno de imitar en toda escuela

Sin títuloProfesor en el recio y duro barrio del sur de Bronx en Nueva York, Stephen Ritz está felíz con la casualidad y la originalidad del proyecto donde él y sus muchachos cultivan jardines exuberantes que ofrecen alimentos, verdor y trabajo.

En 2003 Stephen Ritz, un profesor norteamericano, recibió una caja de semillas. Él daba clases en un colegio en el Bronx, y como no sabía qué hacer con ellas, simplemente las dejó tiradas tras un radiador. El calor hizo que éstas crecieran accidentalmente, floreciendo maravillosamente junto al sistema de calefacción.

Esas semillas no sólo dieron flores, sino también la idea perfecta que Ritz necesitaba para tener un mayor impacto en sus alumnos, niños y jóvenes provenientes de ambientes vulnerables.

Ritz vio la agricultura como una metáfora para la educación: “Estamos plantando todo tipo de semillas, semillas académicas, semillas culturales y semillas de esperanza”, asegura Ritz en su página web. “Lo llamo cultivar las mentes y cosechar esperanza”.

Ritz comenzó con un jardín, en una tierra que nadie utilizaba. Reunió a sus estudiantes y comenzaron a cultivar tomates. Pero cada vez que crecían, eran robados.

El proyecto llamado The Green Bronx Machine, invita a los niños y jóvenes, muchos de cuales no tienen acceso a un hogar, comida sana o salud, a cultivar plantas y vegetales dentro de su comunidad, al mismo tiempo que aprenden ciencia, matemáticas, tecnología y habilidades del siglo 21.

Y no se detuvieron ahí. Con sus niños, provenientes de hogares de adopción, de la calle, y del sistema penitenciario de Nueva York, comenzaron a realizar diferentes proyectos: se contactó con George Irwin, de Green Living Technologies, una compañía de Nueva York que diseña muros verdes (jardines verticales) y que tiene la tecnología de luces LED para cultivar comida en interiores. Con su ayuda, lograron alimentar a 450 niños de colegio en tiempos de cosecha.

En el proceso, esos mismos niños comenzaron a mejorar su rendimiento en clases. Empezaron a asistir más seguido, para empezar y luego la mayoría de ellos se graduaron del colegio. Incluso algunos, entraron a la universidad.

En el programa TODAY Show, Ritz muestra como sus niños pueden producir estos solicitados muros y sus beneficios

Una buena iniciativa que podemos replicar en cualquiera de nuestras parroquias, colegios o grupos.

Fuente: informativo www.today.com  y  Green Bronx Machine

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Peregrinación nocturna para meditar sobre el diálogo entre San Francisco y el Señor

Un Pub franciscano donde se bebe gratis.