in

Un año con Francisco

Pape-François-joie

Hoy se cumple el primer aniversario de la llegada de Jorge Bergoglio al Vaticano. Una fecha que quedara en la historia, no solo de la Iglesia.

Como homenaje quisiera compartir estas sencillas palabras que, el entonces cardenal, dirigió a los jóvenes de su Buenos Aires natal. Escojo estas palabras porque condensan lo que mas me atrajo de su pensamiento. La idea de la acción, de dejar huella, de que la Vida Eterna comienza aquí y ahora.

Como el video tiene una muy mala calidad de audio, aquí esta el texto.

Paz y Bien!

Sé el esfuerzo que hicieron de todo el día para venir caminando. Atravesaron la ciudad. Caminaron para dar un mensaje. Un mensaje de compromiso. Un mensaje que quiere dejar huella. Porque en la vida, chicos, ¿saben qué? El que camina sin dejar huella no sirve para nada.

En la vida hay que caminar como caminó Jesús: dejando huellas que marquen la historia. Huellas que dejen descendencia. No se puede andar la vida a bordo del skate. Patinando no: dejando huellas. Eso es comprometiéndose. ¿Con quién? [le pregunta a los jóvenes.] Con Cristo, dice acá la vieja. La felicito. (Aplausos) Ella es amiga mía. Cuando quieran aprender cómo se arma lío pregúntenle a María Eva. Es doctora en armar lío, así que pregúntenle.

Estar enganchados con Cristo: engánchense. El asunto está en con quién se enganchan. Con alguien que le dé sentido a la vida de ustedes. Que no les mientan. Que no los engañen. Que no les digan “llevala en el bolsillo”, total ahora se puede, lo que no se puede es venderla. La podés tener en el bolsillo y te la traen los ángeles del cielo… (habla de la droga)

Hay gente que se dedica a corromper. No se enganchen con eso aunque les doren la píldora. Aunque les prometan mil cosas. Engánchense con Jesús. Están prendidos a la imagen de la Virgen. Todos tienen una imagen de la Virgen. Prendidos a la Virgen, enganchados con Jesús.

Enganchados con el Señor que hace que yo, al caminar, deje huellas. Huellas que van a aprovechar otros que vienen detrás. Marcando un rumbo de vida con mi testimonio, con mi sacrificio, con mi entrega total al Señor que está marcando nuestras vidas.

No patinen la vida porque se van a patinar la cabeza. Es muy triste pasar la vida y terminar estrolado.

Engánchense con Jesús y no le tengan miedo a los mercaderes de la muerte que acá, muy cerquita, están pensando cómo hacer que a muerte llegue de una manera razonable.

Son los señores de la razonabilidad. Todo es razonable y Jesús es el Señor de la locura. Y los quiere locos por la vida. Y los quiere locos para que den vida a los demás, para que sean fecundos. Para que no terminen estrolados en una casa de salud.

Sigan adelante.
Marquen huella en la vida.
Engánchense con Jesús y no le hagan caso a ninguno de estos mercaderes de la muerte. Que si les gusta que la tomen ellos.
Ustedes engánchense con Jesús y dejen huella en la vida.

Plaza de los Dos Congresos – Ciudad de Buenos Aires
9 de junio de 2012

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Los franciscanos en la India, al servicio de los pobres y marginados

Un nombre