in ,

TRES FRANCISCANOS DE ASÍS EN LA PARROQUIA DE SANTA ANA Y LA ESPERANZA, DE MORATALAZ.

Santa Ana Presbiterio 02

Reunión informativa sobre “El Amor: un nombre, un rostro”. Encuentro para jóvenes con fr. Giovanni Marini y su equipo de la Pastoral Juvenil de los Frailes Franciscanos de Asís, del 2 al 5 de mayo en el Colegio de la Sagrada Familia, de Moratalaz

La parroquia de Santa Ana y la Esperanza ha propuesto una iniciativa para la Misión Madrid, del 2 al 5 de mayo de 2013, que lleva por título “EL AMOR, UN NOMBRE UN ROSTRO”. Consistirá en un Encuentro para jóvenes de 16-35 años, donde el P. Giovanni Marini, fraile menor y su equipo de la Pastoral Juvenil y Vocacional de la Porciúncula, en Asís, ayudarán a los jóvenes a reflexionar sobre los fundamentos bíblicos del amor humano o qué piensa Dios sobre el amor humano. Catequesis intensa, en un ambiente alegre, de profunda escucha, oración y fraternidad, donde todos los días se celebrará la Eucaristía y también se ofrecerá a los jóvenes la posibilidad de celebrar el sacramento de la Reconciliación.

Por este motivo y aprovechando la visita a España de fr Giancarlo Rosatti, fr Francesco Piloni y fr. AlfioVespoli, frailes menores del equipo de Pastoral de la Porciúncula, la mesa de Misión Madrid de la parroquia convocó este sábado 9 de febrero una reunión para conocerles y que pudieran informar sobre los detalles del Encuentro.

La reunión comenzó con un momento de oración compartida, rezando Vísperas. A continuación, el P Ángel Camino, agustino, párroco y coordinador de la DELEJU en la Vicaría III, dio la bienvenida a los frailes franciscanos y presentó esta iniciativa que en su día le propuso Gema López, miembro de la parroquia de Santa Ana, que también habló de su experiencia enItalia con los frailes.

Después, Fr. Giancarlo, tras expresar el profundo sentimiento de comunión eclesial que les ha acompañado durante su corta estancia en Madrid y Ávila, explicó cómo los frailes menores trabajan con los jóvenesen la Porciúncula de Asís, desde hace más de treinta años, sobre todo, a través de un itinerario de cursos o encuentros adaptados a diferentes niveles de formación de los jóvenes en la fe, donde se les invita, sobre todo, a escuchar la Palabra de Dios y encontrar el proyecto que Él les ofrece para su vida. Además de los cursos, se hacen otras muchas actividades, como la Marcha Franciscana, la Nochevieja en la Porciúncula y las Misiones en ciudades universitarias, actividad que realizan desde hace algunos años, invitados por las iglesias localesde Italia, para ir al encuentro de los jóvenes en los lugares donde estudian, viven y se divierten. Se trata de un primer Anuncio del Evangelio al que después los sacerdotes locales dan continuidad con grupos de formación.

Fr. Francesco y fr.Alfio, los dos franciscanos más jóvenes dieron un precioso testimonio sobre su propia vocación. Ambos eran jóvenes más o menos alejados de la fe,que después de su participación en encuentros como el propuesto, descubrieron a un Dios que conquistó su corazón y al que entregan cada día su vida, como franciscanos, para ayudar a tantos jóvenes en búsqueda de sentido, del Amor verdadero.

En este sentido, un asistente a la reunión, dio su testimonio sobre estos cursos: Ezio, italiano, padre de cuatro hijos y promotor de la Asociación Comunidad Juan XXIII en España, que participó en su momento en todos los encuentros propuestos en la Porciúncula y que aún le siguen sirviendo de referencia para vivir su vida matrimonial.

Se puso de relieve que los jóvenes buscan, tienen sed de Dios y cuando se les brindan oportunidades como ésta, acuden y se transforman. El encuentro sobre el amor humano nació a petición de muchos jóvenes, que después de realizar el curso vocacional y descubrir que no tenían vocación a la vida consagrada, pedían orientación a los frailes para vivir su vocación al matrimonio. En él se trata el tema del amor humano partiendo de diversos personajes bíblicos que van acompañando las catequesis y también de ciertos principios de la Psicología, comprensibles para todos. Es decir, se habla del matrimonio como vocación; del inicio de una relación con otra persona, el cortejo noble, del atractivo de las personas que tiene como modelo el de Jesús; del noviazgo y el papel de la sexualidad, el progresivo crecimiento en el compromiso y la manifestación de la ternura propia de esa etapa; del amor a sí mismo y la aceptación del propio cuerpo y de los núcleos de muerte, es decir, de todos aquellos factores que contribuyen a destruir una relación si no se detectan a tiempo.

El encuentro de mayo está pues, dirigido a jóvenes, alejados o creyentes, de 16 a 35 años, solteros, con o sin novio/a. En el caso de novios, se invita siempre a participar a ambos miembros de la pareja, aunque alguno supere la edad prevista, siempre que el otro no la supere, y también, a parejas que ya conviven sin casarse, con esas edades.Es muy importante respetar esta franja de edad, ya muy amplia de por sí (en Italia es de 18 a 32 años), para que el Encuentro pueda seguir llamándose de jóvenes y dado también que no se trata de un encuentro para formar a otros, sino para la propia vida. Sólo sacerdotes, religiosos/as y seminaristas están exentos de este límite de edad. Seguro que todos podrán comprender esto en bien de los jóvenes, sabiendo que quizá en el futuro, si Dios quiere, puedan realizarse encuentros para otras personas de más edad o circunstancias familiares, como los que hacen en la Porciúncula, pero ahora debe ser así.

Por otro lado, el Encuentro, que se celebrará en el colegio de la Sagrada Familia de Moratalaz, comienza el jueves 2 de mayo por la tarde y acaba el domingo 5 al mediodía. Si algún joven no puede asistir a todo el Encuentro, no pasaría nada, que participe todo lo que pueda. De hecho, durante el Encuentro, por las noches los frailes irán a evangelizar a los jóvenes por las calles de Madrid para invitarles a asistir a las catequesis.

El encuentro se ofrece a los jóvenes de forma gratuita. Los participantes traerán su propia comida y regresarán a casa a cenar y dormir, salvo el sábado, en que habrá una cena ofrecida a los jóvenes por la organización del encuentro. De todos modos, al finalizar el Encuentro, se invita a colaborar a los jóvenes con una ofrenda libre y voluntaria para ayudar a costear los gastos de su celebración, en la medida de sus posibilidades.

A la reunión asistieron muchas personas de las mesas de Misión Madrid de la parroquia, el arciprestazgo y la Vicaría, miembros de la parroquia, sacerdotes de otras parroquias y diócesis y, muy importante, numerosos jóvenes del colegio de la Sagrada Familia. A partir del 3 de marzo, cuando los frailes regresen de su Misión en Bolonia, se hará llegar a los participantes en la reunión, la documentación definitiva para difundir la iniciativa y que los jóvenes se inscriban con suficiente antelación.

La iniciativa está aprobada por los responsables de la diócesis de Madrid, con quienes se han encontrado estos días los frailes franciscanos, pero no tendrá de momento el carácter de actividad diocesana oficial, aunque sí el apoyo de la DELEJU, la parroquia y la Vicaría III. Será importantísima la colaboración de todos para conseguir que muchos jóvenes participen en este Encuentro, sobre todo, el testimonio de los que participaron en la reunión.Por supuesto, es una actividad abierta a todos los jóvenes que quieran asistir aunque no sean de nuestra Vicaría. ¡Muy pronto os daremos toda la información detallada y definitiva del Encuentro!

Gema López

Responsable del Encuentro

marinicursoamor@gmail.com

 

Via Mision Madrid

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Visita a la Custodia de María, la Madre de Dios, en la India

Carta de la Ministra General OFS sobre la renuncia de SS Benedicto XVI