Todo listo para la beatificación de fray Carlos de Dios Murias

La diócesis de La Rioja presentó el cronograma general de actividades por la beatificación de los Mártires Riojanos, prevista para el 27 de abril próximo en esta capital provincial. 

La rueda de prensa de presentación fue en el salón “Niño Alcalde” de la catedral San Nicolás de Bari y participaron el obispo de La Rioja, monseñor Dante Braida; el coordinador general de la organización, presbítero Gustavo de la Puente y referentes de las comisiones de trabajo. 

El prelado indicó que previo a la beatificación se instalarán cuatro carpas en la plaza 25 de Mayo, una por cada mártir: monseñor Enrique Angelelli, el presbítero Gabriel Longueville, el padre Carlos de Dios Murias OFMConv y el laico Wenceslao Pedernera. 

“Tendremos expresiones multimedia, proyección de videos y voces con mensajes de Mons. Angelelli; otra carpa ligada a lo artístico con grupos de artesanos de la provincia; otra carpa donde se presentaran conversatorios y distintos libros que rescaten la vida de ellos y cuál es el mensaje de los mártires en nuestro tiempo”, detalló. 

“Es importante destacar que esta comisión es multisectorial, que abarca distintos espacios de nuestra vida social: Secretaría de Cultura, Derechos Humanos, sindicatos, organización de ex Presos Políticos, Universidad Nacional, y varios sectores que están preparando estas jornadas previas a la ceremonia de beatificación”, destacó. 

Monseñor Braida precisó que el viernes 26 en la noche se realizará una vigilia desde las 21, en la que intervendrán artistas locales, y que a las 23 se hará una peregrinación hasta el Parque de la Ciudad, donde continuarán las actividades previas a la gran ceremonia. 

Monseñor Braida anunció que, además de la ceremonia central del 27, la semana previa –del 22 al 26 de abril- habrá distintas reuniones, exposiciones y actividades. 

Carlos de Dios Murias

Fray Carlos de Dios Murias, fue torturado y brutalmente asesinado junto al cura francés Gabriel Longueville en 1976 por la extrema derecha argentina.

El franciscano era uno de los colaboradores del también asesinado Monseñor Angelelli.

Carlos Murias había nacido en Córdoba en 1945. Su padre, agente inmobiliario y ligado a la política, quería que su hijo fuera militar. Hizo el Liceo Militar, pero cuando terminó, entró al seminario y fue ordenado sacerdote por Enrique Angelelli, obispo de La Rioja. 

Fray Carlos, franciscano conventual, recaló en el pueblo El Chamical, en compañía del francés Gabriel Longueville con la misión de fundar una comunidad franciscana. Sin embargo, con el golpe de estado del 24 de marzo de 1976 comenzaron las amenazas, lo secuestraron el 18 de julio del mismo año y dos días después su cadáver fue encontrado en el medio de un campo; le habían arrancado los ojos y cortado las manos antes de ultimarlo con un disparo. Lo mismo pasó con Longueville.

Una semana después, el laico Wenceslao Pedernera, comprometido con la Iglesia y la asistencia a los más necesitados, apareció muerto brutalmente en Chilecito. Pocas semanas después, Angelelli encontró la muerte en un extraño accidente por el que se acusó directamente al entonces presidente defacto Jorge Rafael Videla.

Con información de AICA y agencias.

¿Qué opinas?

“Construir puentes y no muros”: los obispos mexicanos unánimes en promover la recepción de migrantes

Descubren otro diablo oculto en los frescos de Giotto en Asís