in

TIEMPO PARA PENSAR EN DIOS

Via Mensajero de San Antonio

Editorial del Fray Javier

 

Queridos hermanos, comenzamos un nuevo año, tantos sueños y proyectos nos esperan en este 2012, pero ¿cuántos de estos están fundados en Dios? ¿Es realmente el Señor de la historia quién rige nuestra vida?
Estos primeros meses del año, en algunos países de América del Sur, vienen acompañados del descanso y las vacaciones, un tiempo para cargar las pilas y prepararnos para las actividades que muchas veces comienzan en el mes de marzo. A pesar de este tiempo de descanso físico y a veces intelectual no debemos olvidar que “El Señor no se toma vacaciones”, la vida es un don que él nos ha regalado y debemos agradecérselo también durante nuestro tiempo de descanso. Por eso es necesario muchas veces tomar este tiempo para pensar cuan unidos a Dios estamos y si realmente sentimos que lo podemos hacer presente en lo cotidiano de nuestra vida, especialmente en aquellos hermanos que más lo necesitan.
El primero de enero como todos los años celebramos la Jornada Mundial de la Paz, este año dedicada a los jóvenes con el lema “Educar a los jóvenes para la justicia y para la paz”. Es necesario escuchar los anhelos y proyectos de los jóvenes y valorar su disponibilidad en la construcción del bien común de todos los pueblos, luchando por un orden social justo y pacífico donde puedan ser plenamente expresados y realizados los derechos y deberes humanos y las libertades fundamentales de cada persona. Nos dice Aparecida en el número 540-1: “Los discípulos y misioneros de Cristo promueven una cultura del compartir en todos los niveles, en contraposición de la cultura dominante de acumulación egoísta, asumiendo con seriedad la virtud de la pobreza como estilo de vida sobrio para ir al encuentro y ayudar a las necesidad de los hermanos que viven en la indigencia… Urge educar para la paz”.
Durante este año recordamos la conversión de Santa Clara de Asís, con su fuga de la casa paterna a los dieciocho años, comienza su vivir evangélico de hacer penitencia, expresado con el signo de corte de cabello y del hábito de penitente recibido en la Porciúncula, delante del altar de la Virgen, de manos de San Francisco. Nuestro hermano Fray Miguel Ángel López presentará a lo largo de este año que recién hemos empezado el itinerario de vida de nuestra querida hermana Clara. Empezamos en este número con su ciudad y su entorno.
Esperamos que puedan disfrutar un nuevo año en nuestra compañía y sobre todo entregar cada momento de nuestras vidas al Señor. Y que la Santísima Virgen nos ayude a descubrir en lo cotidiano la presencia de nuestro Dios.
¡Feliz año!
Paz y bien

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

ENAMORARSE DE JESÚS TRAS LAS HUELLAS DE FRANCISCO

La economía franciscana, una respuesta a la crisis económica.