in ,

Testigos de la Vida.

“Si con fe logra vivir el hombre muy humildemente, aunque nada tenga, feliz será siempre” decía un cantante. Jesús, Hijo de Dios nos indicó la vida cuando afirmó: “yo soy el camino, la verdad y la vida”. Todo hombre y mujer de este mundo andamos cada día buscando la vida, aquella vida que da sentido a nuestro vivir, para dejar de vivir solo de existiendo. Todos buscamos esta vida, pero somos tan ignorantes hermanos que la seguimos buscando, cuando hace dos mil años que Cristo se nos entregó y todavía no acabamos de entender que Él vive con nosotros. Hermanos andamos buscando a Aquel que está desde el principio dentro de nosotros, no hace falta ir para allá o para acá, no hace falta una búsqueda proyectada hacia fuera, porque entonces estamos perdidos, el único camino para encontrar esta Vida Eterna hermanos, se hace hacia dentro, hacia nuestra propia persona que abarca a Aquel a quien los cielos no pudieron contener. Muchas veces nos hemos desviado del camino tratando de buscarlo por muchos lugares en vez de dejar que esta vida que está ya en mis adentros se manifieste en mi persona. Hasta que algún día ya cansados de tanto caminar nos encontraremos con Él como otra Marta que andaba afanada en muchos quehaceres y que nos diga “párate ya y déjeme actuar en ti”. Es el momento en que nos daremos cuenta de que hemos perdido casi una vida entera buscando otros ídolos, escuchando ruido y afanados por aquello que no nos llena ni da ningún sentido a la vida. Pero como tengo la libertad plena de elección puedo negarlo…y lo siento en el corazón, pero tengo obligación de dejarlo claro: que quien niega la existencia de Dios, niega su ser de persona. Un corazón sin Dios se asfixia, es como meter una bolsa de plástico en la cabeza y seguir diciendo “quiero vivir”; pues quítate la bolsa de la cabeza y respira.

Respira la Vida de Jesús y goza dando gracias de vivir en Él.

Cristo desde siempre nos espera en el fondo de nuestro corazón. Allí en el escondite donde se realiza los más íntimos secretos. Allí está su morada dentro de cada uno de nosotros y nunca fuera de nosotros, y, allí hay que buscarle para encontrarle. Allí vive Aquel por quien todo fue creado y sin Él nada se hizo de cuanto fue hecho: la Palabra que ya desde principio existía ante el Padre, nos dice el prólogo del Evangelio de S. Juan. Que inmensa caridad hermanos que Aquel que es Hijo Eterno del Padre habite en ti y en mí, ¿por qué no lo acabamos de creer? Sí, Aquel que se encarnó para ser revelación plena y definitiva del Dios invisible, ese habita desde siempre en el corazón de cada ser humano, creyente y no creyente, y desde allí nos habla y nos espera hasta que algún día tornemos hacia dentro para darnos cuenta de este tesoro, de este eterna felicidad que llevamos en vasijas de barro. Pero en ello no hay temor ni miedo alguno, como en aquel entonces de  nuestros antepasados que temían morir porque habían visto a Dios con sus propios ojos, ¡NO! Él es la Palabra por quien el Padre se nos comunica. Es nuestro Hermano mayor, nuestro Guía, nuestro Espejo en quien debemos reflejarnos siempre: “La Palabra se hizo carne y puso su morada entre nosotros”, por tanto hermanos tú y yo somos su morada, su tabernáculo en donde Él tiene que estar a gusto. ¿Cómo? porque llevamos la Imagen Perfecta y visible de Dios en nosotros, en nuestros corazones. Y ya descubro que cuanto le contemplo, me contemplo a mí porque ya existe una común unión, Él se torna siempre y me mira a mí mientras yo le miro. Ya no existe este abismo inmenso, inaccesible, insalvable, oscuro… que nos separaba del Padre en tiempos inmemoriales, porque la Luz y la Vida ya vinieron en nuestra tierra y moran en cada uno de nosotros.

 

Pero hay que estar alertos muy queridos hermanos para no perder la meta. Cristo vino al mundo pero el mundo no lo reconoció ¡qué pena! “vino al mundo pero los suyos no lo recibieron”. Por tanto hay que tomar conciencia de que Cristo no obliga a nadie para que lo reconozca, “solo a los que lo reciben, aquellos que creen en su nombre, les da potestad de ser hijos de Dios. Que quiere decir, que tú y yo aunque poseamos nuestra débil naturaleza, Dios nos ha hecho  hijos y herederos de su Hijo, y, hemos de dar testimonio de esta verdad que habita entre nosotros, el testimonio de la Vida verdadera y aunque lo rechacen de pleno, tu y yo tenemos una común misión acogerle con entusiasmo y proclamar sus hazañas día tras día.

Desde estos cuatros muros de este trocito del cielo aquí en la tierra que Dios nos ha regalado a todas las hermanas que aquí viven, quisiera hacer llegar mi grito y mi voz a todos: que “Dios vive y Dios está en ti querido hermano y hermana. Alégrate de esta gracia y de esta noticia de que, tú y yo llevamos al Hijo de Dios en nuestros corazones, conscientes o inconscientes. El Rey de los reyes vive en ti descúbrelo y que seamos tu y yo instrumentos de Él”.

 

En este Prologo de San Juan también nos encontramos con un personaje Juan el Bautista. Éste vino a dar testimonio, como testigo de la luz -nos dice- para que todos creyeran en Él. ¿Y, nosotros en esto qué pintamos? Pues pintamos en que el precursor de Jesús, fue la figura humana que Dios envió para preparar el  camino a la Palabra y para que nos sirviera de ejemplo a lo que sería la misión de todo seguidor y seguidora del Verbo encarnado: Jesús Hijo de Dios vivo. El precursor pues aunque no es la Luz misma, le toca dar testimonio de la Luz, de la Vida “Yo soy la voz que grita en el desierto, enderezad el camino del Señor” Juan contesta a los sacerdotes y levitas enviado desde Jerusalén. Únicamente soy la voz y además “yo bautizo con agua, pero en medio de vosotros hay uno que no conocéis y aunque viene detrás de mí, no soy digno de desatarle las correas de sus sandalias”. Juan reconoce su misión y su llamada, ser testigo, el bastón de guía, el dedo que apunta y la boca que exclama ¡Éste es el cordero de Dios seguidlo! enviando a sus discípulos que sigan a Jesús. ¡Qué bonito pero a la vez qué duro el verte separado de tus discípulos quedándote solo y asegurándolos, mira yo no soy, es Aquel síganlo”!

 

Juan Bautista hermanos nos deja un ejemplo laudable, un ejemplo que todos deberíamos de acogerlo valiosamente, “yo no soy”. “Mira os digo sin ninguna interés personal, solo soy un o una profeta pero yo os declaro que yo he visto bajar el Espíritu sobre Él, pues es el Elegido de Dios, no perdáis la vista ni en mí ni en otras cosas, miradlo a Él solo y contempladlo. Es Él, el Camino, la Verdad y la Vida. En Él estáis en manos seguras porque Él se interesa de vosotros y no os dejará  huérfanos”.

 

Hermanos esta es nuestra misión diaria, dar testimonio de Él con nuestra vida y palabras. Reflejar a  Aquel Hijo divino en nosotros, y seguro que en cuanto nos empapemos de su gloria los demás percibirán su presencia y darán gloria a Dios. ¿En mi vida soy consciente de quien me hizo conocer a Cristo, o qué acontecimiento pasó por mi vida para llegar al conocimiento de Cristo? ¿Me acuerdo del día, el tiempo y el lugar? ¿Cómo sigo cuidando ese descubrimiento ya que supuso un gran cambio en mi vida?

 

No perdamos más tiempo hermanos, cuando miramos a nuestro alrededor, no damos perfectamente cuenta de que cada cosa creada, cada animal conoce su misión, por qué fue creado. El burro sabe que fue creado para aliviar el hombre de las cargas pesadas, servicio que lo hace generosamente, las peces fueron creados para alabar a Dios nadando y no hay quien les enseñe nada, el pájaro aunque lo encierres en la jaula, el día que lo liberes sabrá volar cada vez más alto. ¡Pero el hombre, un ser racional, el único creado a semejanza e imagen de Dios, desgraciadamente es el único que muchas veces parece no saber para qué fue creado! y la misión del hombre es estar en continua comunicación con Dios, no apartar los ojos del Espejo Eterno, Cristo, seguir las huellas marcadas por el mismo Hijo de Dios. ¿Cuántas veces hermanos nos dejamos llevar por otros ídolos en esta vida?  ¿Cuántas veces hemos perdido el contacto continuo con quien es nuestra Vida? ¿Cuantas veces voluntariamente nos hemos dejado alimentar por las migajas cuando Cristo nuestro hermano nos ha sentado con Él en la mesa celestial? Hay que parar y descubrir hermanos que Dios es la paz, la libertad, la vida, la salud, la misericordia, la justicia…que andamos buscando.

Jesús y solo Jesús es el único que nos puede proporcionar todo lo que ve hacer el Padre, sigamos pues sus huellas y pidamos al Espíritu Santo Paráclito, que baje a nosotros como lluvia y haga germinar en nosotros aquella semillas que fueron sembrados por Cristo en nuestros corazones.

Para que germinen y den fruto abundante para alabanza y gloria de Cristo.

Muy unidos en la oración, queridos hermanos.

 

Vuestra hermana menor, Catalina Mª Inmaculada.

Comentarios

Leave a Reply

One Ping

  1. Pingback:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por La Voz desde la Clausura

La hermana Catalina María Inmaculada pertenece a la Orden de Hermanas Pobres de Santa Clara (Clarisas) y nació en Kenia en 1984. Actualmente reside en el Convento de Jesús a la Columna, Belálcazar - Córdoba (España)

«El lugar de los sin hogar es el corazón de la Iglesia»

El Papa pide perdón a los pobres por los cristianos que los han ignorado