in ,

Soria recuerda a Santa Clara

Via ABC.es

 

La cofradía del Ecce Homo ha entregado hoy una palma bendecida a la abadesa del convento de las madres clarisas en la iglesia de Santo Domingo de Soria, un acto sencillo pero cargado de simbolismo con el que se recuerda cuando hace ocho siglos Santa Clara abandonó su hogar para dedicarse a la vida conventual.

Este acto se viene celebrando desde que en marzo de 1951 fue constituida la hermandad penitencial en torno al Ecce Homo, aunque hasta hace pocos años ha sido poco conocido por el gran público por ser una «ceremonia íntima» en el inicio de la Semana Santa de la capital soriana.

Los cofrades han acudido hoy un año más, que coincide con la celebración del octavo centenario de la consagración de Santa Clara, con su palma a la iglesia de los Padres Franciscanos, donde ha tenido lugar la bendición de los ramos.

Desde allí han encaminado sus pasos en procesión hasta la iglesia románica de Santo Domingo, que tiene anexo al templo el convento de clausura de las madres clarisas, cuya comunidad ha asistido a la misa, al otro lado de la reja que se erige en el presbiterio.

Dentro del mismo, de rodillas en un reclinatorio, la abadesa del convento ha esperado al capellán de la cofradía, de quien ha recibido la palma que ha portado en la procesión y a, continuación, el sacerdote, ha celebrado la santa misa.

Ángel Blanco, hermano mayor de la cofradía, ha resaltado a EFE la intimidad y sencillez de este acto que está cargado de simbolismo y que recuerda la vida de Santa Clara, cuya orden tiene dos conventos en Soria.

El acto rememora el Domingo de Ramos del año 1212, cuando Santa Clara recibió durante la misa la palma de manos del obispo de Asís, un hecho crucial en su vida, ya que esa misma noche abandonó su hogar, se entrevistó con San Francisco e ingresó en la vida conventual.

«Simboliza la entrega de la palma que hizo en el año 1212 el obispo Guido de Asis a Santa Clara el domingo de Ramos y ella esa noche se fue de su casa y se entrevistó con San Francisco de Asis, inició la vida conventual e incluso fundó las clarisas», ha explicado a EFE José Damián Ferrero, co-autor del libro sobre la Semana Santa soriana.

La misa de ramos ha sido siempre un acto importante dentro de esta cofradía hasta el punto que, según ha recordado Ferrero, a mediados de los años cincuenta, cuando la hermandad de las Siete Palabras iba a proponer la celebración de una misa de ramos con la participación de todas las hermandades penitenciales de la capital soriana, abandonó esta idea por ser éste uno de los actos principales del Ecce Homo.

La hermandad penitencial en torno al Ecce Homo, constituida en marzo de 1951, participa además en las procesiones del Miércoles y Viernes Santo y el Vía crucis a la ermita de San Saturio, patrón de la ciudad de Soria, un acto que no han podido celebrar los dos últimos años debido a las inclemencias meteorológicas.

Amalio Marichalar Saenz de Tejada es el hermano mayor honorario de la cofradía, cuyos cofrades visten con túnica marrón y capa y capuchón encarnados.

La cofradía del Ecce Homo, que cuenta con trescientos cofrades, estrenará esta Semana Santa nuevas luces, de tipo leed, en su paso.

La jornada ha culminado con la procesión de la cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalém, popularmente conocida como «la borriquilla» y cuyo desfile está protagonizado por los niños de las diferentes parroquias y cofradías de la ciudad

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Carta de Pascua del presidente de la Federación Interfranciscana de España

Mensaje de Pascua del Ministro General OFM