in , , , , , ,

Somos la Iglesia del amor, que no duerme nunca, que vela continuamente, que sabe perdonar y dar la vida, siempre, sin condiciones

Su Beatitud Pierbattista Pizzaballa, recientemente nombrado Patriarca Latino de Jerusalén inició el 4 de diciembre su camino al Santo Sepulcro desde la puerta de Jaffa, punto de partida reservado solo para aquellas personalidades que tienen este derecho.

Saliendo desde el Patriarcado Latino, su delegación junto a los frailes franciscanos caminaron por la puerta de Jaffa hasta frente al portón del Santo Sepulcro, el que se abrió y volvió a cerrar para permitir su ingreso.

El rito de la primer entrada solemne de Su Beatitud continúa con el beso a la piedra de la unción, la incensación y la aspersión con agua bendita.

Fray Francesco Patton, en esta ocación dijo “Por nuestra parte, como sus hermanos de la Custodia de Tierra Santa, guardianes de este y de los demás Santos Lugares por la divina providencia y por voluntad de la Iglesia desde el papa Clemente VI en 1342, le acompañaremos y apoyaremos con la oración, que es parte de la tarea que la Iglesia nos ha confiado” “Estaremos permanentemente abiertos a la colaboración pastoral por el bien de la Iglesia local y universal. Trataremos de poner nuestra internacionalidad al servicio de la Iglesia Local precisamente para que crezca el sentimiento de fraternidad entre todos y la Iglesia de Jerusalén pueda ser madre de todos sus hijos”.

El rito prosiguió hasta el Edículo de la Anástasis, al son del “Te Deum”, donde Su Beatitud junto al Custodio de Tierra Santa ingresaron para tener un momento de oración.

Continúa luego la lectura del Evangelio y la Bula Apostólica del nombramiento del Patriarca por monseñor Leopoldo Girelli, nuncio apostólico en Israel, Chipre y delegado apostólico en Jerusalén y Palestina. El texto fue traducido al árabe y al italiano.

S.E. mons. Giacinto-Boulos Marcuzzo, obispo emérito del Patriarcado Latino de Jerusalén tomó la palabra diciendo “Ahora, se le pide que sea no solo un buen administrador, sino un obispo diocesano, es decir, un verdadero ‘padre’ de esta Iglesia Madre de Jerusalén”. “Ahora su ministerio de padre tendrá un tono más pastoral, cultural y espiritual; quizá no menos exigente que el de Administrador Apostólico, pero con un sabor especial mucho más consolador y más acorde con el alma de un pastor”

Al finalizar, el obispo entregó la Pastoral al Patriarca, que cambió su sitio, trasladándose a la sede, en el centro entre los religiosos reunidos.

Por su parte finalizando el rito antes de bendecir a los fieles presentes y volver al Patriarcado para finalizar esta primera parte del rito previa a la misa del día 5 de diciembre el Patriarca Pizaballa compartió

“Sé que no estoy solo”. “Sin la colaboración de su presbiterio, de los religiosos y de sus fieles, el obispo no podría guiar a su rebaño, y no sería imagen del Buen Pastor”

Por la mañana del 5 de diciembre, al presidir su primera misa solemne, en el Santo Sepulcro su Beatitud expresó “Somos la Iglesia del Calvario, es cierto. Pero precisamente en el Calvario, del corazón traspasado de Cristo, nace la Iglesia”, “Cristo en la cruz no es solo sufrimiento redentor, sino sobre todo amor y perdón. Por eso también somos la Iglesia del amor, que no duerme nunca, que vela continuamente, que sabe perdonar y dar la vida, siempre, sin condiciones” “Encomendamos este nuevo ministerio a la Virgen Santísima, mujer fuerte e íntegra, que está al pie de la Cruz, pero también Virgen de la alegría por el encuentro con Cristo resucitado. Siguiendo su ejemplo podemos resistir las pruebas y, gracias a la acción del Espíritu, vivir plenamente la alegría de sentirnos siempre amados por Dios”.

Texto original: Giovanni Malaspina https://www.custodia.org/es/news/entrada-solemne-y-primera-santa-misa-del-patriarca-latino-de-jerusalen

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Debemos empezar a pensarnos como frailes capuchinos europeos

Incendio provocado en la Iglesia de Getsemaní