in , , , , ,

«Siempre es posible comenzar de nuevo»

En este día del Camino hacia la navidad, te invitamos a que elijas un lugar en tu hogar, sería genial frente al pesebre, el árbol de navidad, aquel rincón que preparaste para estas fiestas… o simplemente deja un espacio en tu corazón. luego lee el texto que está a continuación y ve contestando a las preguntas. finalizamos el día de hoy con una oración… (puedes ir leyendo las preguntas y tomarte tu tiempo tranquilo para responderlas… puedes detenerte en una de ellas y profundizar en tu corazón… solo Tú y el niño de Belén sabrán como ir avanzando en este día….

En el siglo XIII “surgió un hombre, enviado por Dios, se llamaba Francisco”, el fue un testigo de la luz que emanaba de su experiencia del encuentro con Cristo, el fue antorcha en la que brillaba Jesucristo, Evangelio viviente, pues acogió en su corazón al “Amor que no era amado”, y siguió fielmente sus huellas… iluminando la sociedad, la Iglesia y a los hombres de su tiempo.

Pues lo mismo que San Francisco nosotros tenemos la gracia, de vivir este adviento junto a Jesús. Vamos a tomárnoslo en serio. Vamos a darnos cuenta, de que nadie puede hacer las cosas por nosotros y, que lo que no hagamos se quedará sin hacer.

Lo esencial de la persona es intransferible; y tendremos que buscar, tendremos que descubrir, tendremos que asumir las responsabilidades que la vida nos depare, lo mismo que lo hizo San Francisco. Ya que, tú y solo tú, responderás de cómo las has hecho crecer y madurar en favor tuyo y de los demás. Todos deseamos un mundo mejor, una familia mejor, una iglesia mejor.

Nos quejamos de cómo está todo. Esperamos que algún día cambie, esperamos que cambien los demás, pero

¿has tomado conciencia de que si cambias tú, todo irá un poquito mejor?

San Francisco no esperó a que cambiasen los demás, cambió él y no lo hizo para ser visto ni para llamar la atención de los demás, sino que en el silencio, junto a Dios, iba cambiando las profundidades de su corazón. Sólo Dios es más fuerte que el mal.

Entonces podemos preguntarnos:

· ¿En qué medida soy un anunciador de Buenas Noticias?
· ¿Qué me diferencia del resto de la gente, cuando digo soy seguidor de la luz verdadera?
· ¿Cuáles son los impedimentos que pongo para no llevar la Buena Noticia?

Señor, sé que me has llamado, que me has enviado a ser tu testigo. Pero, a veces, hay muchas cosas que me impiden compartir los dones que me has dado: situaciones, personas, e incluso a mí mism@.

¿Cuántas veces he tenido que luchar contra mis miedos, mis debilidades y límites?
¿Cuántas veces he experimentado persecuciones e incomprensiones?
¿Cuántas veces me he sentido realmente sol@, abandonad@ en medio de luchas y dificultades?

No es nada fácil ser un testigo de la LUZ.

Muchas veces he sentido que la luz que había dentro de mí se estaba apagando y que no podía continuar ya más la jornada.

Pero sé también que Tú nunca me has dejado sol@ que siempre has sido mi luz, y que nunca te has olvidado de enviarme personas que pudieran encender otra vez la luz de mi fe, de mi ánimo y mi confianza en ti.

Tú conoces mis limitaciones Señor,
Tú sabes lo poco que podemos sólo con nuestras fuerzas.
Por eso, en este adviento, queremos gritarte: Señor, ¡ven a salvarnos! y hacer con vos esta oración….

Sálvanos de:

Las excusas para llevar el mensaje a los demás
De la pereza para darnos a los hermanos.
De la sordera al escuchar tu Palabra.
De querer quedar por encima de los otros.
De la superficialidad con que vivimos el Evangelio.
De la insensibilidad por las cosas del Señor.
Del egoísmo que tanto disimulamos.
Y sobre todo de tu rutina,
que trata de taparnos la esperanza de: que siempre es posible cambiar.

Por eso, te doy gracias, Señor,
por haberme llamado a ser tu testigo,
por estar siempre conmigo,
por ser mi luz en esta jornada de mi vida.
Con mis manos cerradas en oración y abiertas para darse, sigo rezando:

¡Qué seas nuestra LUZ para que seamos TU LUZ verdadera para los demás!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Día Internacional del Migrante

Abierto sólo para pobres