La fotografía de un bebe «refugiado», ahogado y en brazos de un socorrista alemán fue distribuida ayer por una organización humanitaria alemana. La iniciativa busca persuadir así a las autoridades europeas para que tomen medidas urgentes que permitan que los refugiados lleguen de forma segura a sus costas. Este llamado de atención llega luego de que cientos de personas se ahogaran en aguas del Mediterráneo la semana pasada, muchos de ellos, como en la foto, niños.

El niño, que no parece tener más de un año, fue sacado de las aguas el pasado viernes luego de que el bote en el que viajaba se hundiera. El mar devolvió otros 55 cuerpos en las costas del sur de Reggio Calabria, este domingo, en otro naufragio del que solo sobrevivieron 135 personas.

Fue la organización humanitaria Sea-Watch quien distribuyó la imagen tomada en un barco que tiene operando entre las costas de Libia e Italia. En la foto se ve a un rescatista con un niño que parece dormido en sus brazos. En un email el rescatista, llamado Martin, decía que vio al bebe en el agua «como si fuese un muñeco, con los brazos extendidos»

«Cogí al bebe de uno de sus brazos y puse su cuerpecito entre mis brazos… como si aún estuviese vivo… Sus brazos se abrieron, con sus pequeños deditos, en el aire, el sol brilló en sus brillantes y amistosos ojos sin vida». 

El rescatista, padre de tres hijos y músico-terapeuta de profesión, añadió «comencé a cantar para confortarme a mí mismo, para dar algún tipo de expresión a este incomprensible momento, a este momento desgarrador. Hace solo seis horas este niño estaba vivo»

Esta foto, al igual que aquella otra del niño sirio, pone rostro a los más de 8000 personas que han muerto en el Mediterráneo en el último año.

La decisión de publicar la foto fue unánime según han informado, “si no queremos seguir viendo esta clase de imágenes debemos dejar de producirlas”.

¿Será suficiente para que el mundo occidental despierte de su cómodo letargo?

¿Será suficiente para que las autoridades europeas (llamarles “lideres” me parece inmoral) decidan hacer algo? Me refiero a algo más que pagar a Turquía para que los meta a todos en campos de concentración en nuestras fronteras.

¿Cuánto falta, cuantos más deben morir para que los católicos europeos levantemos la voz y obliguemos a nuestros “lideres” a tomar cartas en el asunto?

¿Cuantos más? ¿Hasta cuándo?

Con que cara miraremos a nuestros hijos cuando, dentro de 30 o 40 años, nos pregunten “lo sabíais ¿y no hicisteis nada para evitarlo?”

Gabriel López Santamaría

A German rescuer from the humanitarian organisation Sea-Watch holds drowned migrant baby of the Libyan cost