in ,

Quieren recuperar una histórica capilla franciscana en Río Cuarto, Argentina

Captura de pantalla 2014-01-24 a la(s) 10.15.37 AMRio Cuarto. De la histórica capilla San Roque, del antiguo Hospital de Caridad de Río Cuarto, sólo quedan el portón, el campanario y parte de dos de sus muros. El templo ubicado en Cabrera al 1300 ha sido declarado de interés histórico y cultural por el Concejo Deliberante de la ciudad. Su historia deja entrever la prolífica labor franciscana en Río Cuarto. El edificio data de 1886, cuando la ciudad sólo tenía cuatro mil habitantes. Luego, fue reconstruido varias veces. La fachada actual corresponde a 1944.

La capilla, iniciativa de Fray Quírico Porreica y de las Damas de Beneficencia, fue bautizada con el nombre del patrono de los enfermos y “abogado contra las pestes”, luego de que varias epidemias de cólera hicieran estragos en la entonces llamada Villa de la Concepción del río Cuarto.

En el predio donado por Adelia María Harilaos de Olmos fue erigida junto al Hospital de Caridad. Ambos edificios fueron confiscados por el Estado Nacional, que luego los cedió a Córdoba. Una parte de lo que era el nosocomio fue transferida por la Provincia al municipio hace años y se convirtió en Centro de Salud municipal.

Devolución

Y en diciembre pasado, Córdoba devolvió al Obispado la capilla olvidada y los fieles se proponen reconstruirla.

El 25 de diciembre, para celebrar que la capilla fue dada en comodato a la parroquia San Martín de Porres, se hizo una misa en la calle, con la participación de vecinos que se habían casado y tomado la comunión en ese lugar.

“La Navidad fue momento propicio para recordar la caridad que se vivió a finales del siglo XIX y que tiene que ser estímulo para nosotros hoy. Con la caridad también nos proponemos recuperar esta capilla, para el culto y como referencia histórica”, destacó el sacerdote Jorge Basso.

Basso pidió a los vecinos que puedan tener fotos del antiguo templo que las acerquen para tratar de recuperar el sitio como referencia histórica.

Los primeros frailes italianos llegaron a Río Cuarto en 1856, fundaron un convento y se dedicaron a misionar entre los pueblos originarios.

Según datos del archivo histórico franciscano, los ranqueles tuvieron con los frailes una buena relación. Hasta llegaron a ponerle el nombre de “Padre Marcos” a una laguna. Los franciscanos vivían en la pobreza pero recibían fuertes donaciones para los templos y sus grandes obras.

Fueron los que construyeron el hospital, el hogar de Ancianos y el Buen Pastor, el colegio San Buenaventura y las principales iglesias de la ciudad.

Durante la epidemia de cólera, los franciscanos trabajaban día y noche y los fieles dirigían todos sus ruegos a San Roque.

Via La Voz

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Demoledor: La mitad de la riqueza mundial en manos de, solo, 85 personas.

DIA DE LA VOCACIÓN FRANCISCANA