in ,

El presidente la Conferencia Episcopal italiana denuncia el drama de los cristianos perseguidos

El cardenal Angelo Bagnasco / Infovaticana

El presidente de la Conferencia Episcopal ItalianaCardenal Angelo Bagnasco, ha comparado el drama de los cristianos perseguidos con la sangre de Abel «que clama a los cielos».

Según Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), Bagnasco ha asegurado que ha observado “con tristeza el éxodo masivo de cristianos de la tierra donde comenzó a difundirse nuestra fe, y donde han vivido desde los tiempos de los Apóstoles».

Durante la Asamblea Plenaria, el presidente de la Conferencia Episcopal en Italia, ha reivindicado el derecho que tiene los cristianos a profesar su fe. «Ahora contamos 200 millones de cristianos perseguidos en el planeta debajo de los ojos distraídos e indiferentes al mundo», ha detallado el cardenal Angelo Bagnasco.

El bienestar material no puede ser la única preocupación

En su discurso el cardenal italiano, también ha recordado que la Iglesia italiana trabaja en la acogida de más de 23.000 inmigrantes. No obstante, el presidente de la Conferencia Episcopal italiana ha apostillado que el bienestar material no puede ser la única preocupación. Los inmigrantes necesitan «una visión de los valores e ideales», ha señalado Bagnaso.

Por otra parte, y en cuanto a los desafíos que todavía existen en Italia, el presidente de la Conferencia Episcopal Italiana ha criticado la poca conciencia sobre la gravedad del declive demográfico de Italia.

Así el cardenal italiano ha propuesto promover a la familia como una respuesta adecuada y la formación de «una extensa cultura de ideales y valores, que despierten la esperanza en el mañana y el valor de crear una nueva vida, teniendo la confianza con la misión educativa de los niños».

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Fray Francesco Patton nuevo custodio de Tierra Santa.

La Misericordia envuelve la celebración de Pentecostés entre los cristianos de China