in

El Papa y varios refugiados protagonizan un vídeo en el Día Mundial del Refugiado

Con motivo del Día Mundial del Refugiado, el Servicio Jesuita al Refugiado (JRS) ha difundido un vídeo, con el lema ‘Mentes abiertas, liberando todo el potencial’, en el que se muestra unas declaraciones del Papa Francisco y el testimonio de varios refugiados contando qué significa huir de la guerra y de la persecución.

El objetivo de este vídeo es hacer un llamamiento para ofrecer a los refugiados no sólo «un lugar seguro donde quedarse», sino también “oportunidades para crecer” y contribuir a la sociedad. Desde el Servicio Jesuita al Refugiado consideran que “proteger con eficacia significa mantener a las personas a salvo de todos los males, ya sea la pobreza, el aislamiento, la explotación, los falsos rumores o el abandono.

“Saben que soy una refugiada, pero hacen que suene como una cosa mala”

Entre los testimonios que se dan a conocer en el vídeo, destaca el de una refugiada de la República Democrática del Congo, en Sudáfrica, llamada Valerie que asegura que «cuando escucho a la gente usar la palabra ‘refugiado’ o ‘extranjero’, es cuando me doy cuenta de que la gente no me aceptará por lo que soy. Saben que soy una refugiada, pero hacen que suene como una cosa mala».

Por ello, desde el Servicio Jesuita al Refugiado han invitado a «abrir sinceramente las mentes y comunidades». Y más aún cuando el Papa Francisco ha elegido 2015 como el año jubilar de la Misericordia.

De ahí que el director internacional de JRS, el padre Thomas H. Smolich, ha pedido que se demuestra la misericordia hacia el otro. “Tenemos que reinventar nuestra forma de estar juntos. Debemos mostrar misericordia hacia el otro y aceptarnos mutuamente, y este acto de misericordia debe ser mutuo. No basta abrir las puertas; tenemos que abrir nuestra mentes para liberar todo nuestro potencial como sociedad», ha señalado.

Asimismo, el padre Thomas ha reclamado “una educación para todos, que no solo beneficie a uno mismo, sino que ayude a la mejora de su nación. Más claramente: Sin formación no hay vida».

Los programas que desempeñan desde el Servicio Jesuita a Refugiados se llevan a cabo en casi 50 países. Entre sus labores se encuentra la asistencia a refugiados, el apoyo psicosocial, la ayuda de emergencia, la asistencia sanitaria, las actividades de subsistencia y los servicios sociales.

Comentarios

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Ultima Misa en Santa Marta: «antes de juzgar es mejor mirarse al espejo»

El 88% de los refugiados cristianos sufren amenazas de los musulmanes Alemania, según un estudio