in ,

Pakistan: ejecutan al asesino del gobernador que defendió a Asia Bibi

Mumtaz Qadri, sentenciado por el asesinato en 2011 de Salman Tasir, el gobernador provincial paquistaní defensor de Asia Bibi, fue ejecutado este domingo en una prisión de Pakistán tras el rechazo del perdón presidencial.

Qadri fue ahorcado a las 4:00 hora local (23.00 GMT) en la cárcel Adiala de Rawalpindi, según informó a Efe el portavoz de la prisión Mohammed Daniyal. Según esta misma fuente, el gobernador pudo despedirse antes de su familia.

Pakistán reestableció la pena de muerte

Este portavoz también señaló que se ha reforzado la seguridad en distintos puntos Pakistán ante la posibilidad de que haya protestas por la ejecución y, además,  se han llevado a cabo una serie de arrestos de seguidores de Qadri.

Qadri fue condenado por matar a balazos en Islamabad en 2011 al gobernador de la provincia oriental de Punjab, del que como miembro de las fuerzas de élite punyabíes era uno de sus guardaespaldas, tras confesar que lo hizo por considerarlo un blasfemo.

El gobernador era uno de los más firmes defensores de Asia Bibi, cristiana condenada a muerte por blasfemia. Tanto el Alto Tribunal de Islamabad como el Tribunal Supremo paquistaní se habían opuesto a las apelaciones de Qadri a la condena a pena de muerte.

Pakistán eliminó la ejecución de la pena capital para casos de terrorismo en diciembre de 2014. Sin embargo, el velo se levantó para el resto de delitos definitivamente en marzo. Esto supuso el fin a una moratoria de facto sobre la pena capital que venía manteniéndose desde 2008. Desde entonces, han sido ahorcadas 351 personas, según la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán.

Manifestaciones a favor de Qadri en todo Pakistán

En este sentido, cientos de personas se han manifestado en las principales ciudades pakistanís a favor de la libertad de Qadri. Así en la vía que une Islamabad con Rawalpindi, donde vivía Qadri ha sido bloqueada por 250 personas, según afirma la fuente policial de Efe, Mohamed Adeel, que ha añadido que las fuerzas policiales se han desplegado para mantener el orden.

Las protestas se han sucedido además, en seis zonas de Lahore, capital de la provincia de Punyab, donde se estima que 300 personas protestan por la ejecución.

Además, en el centro económico del país, Karachi, se han unido también unos 300 manifestantes y se han visto obligados a cerrar los mercados que abastecen a 20 millones de personas.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

El Papa Francisco pide a Europa una respuesta conjunta ante el drama de los refugiados

Segunda predica de Cuaresma de Fray Cantalamessa