in

ORACION DEL DIA Y DEL COMIENZO DE SEMANA

Oh Señor, a ti vengo en este momento de Encuentro contigo, tan importante aunque nadie lo vea, donde yo soy más yo y Tú me das tu consuelo; donde sé que Tú eres ese Alguien que me entiende aunque nadie me entienda; donde no me siento juzgado; donde sé que Tú no fallas a la cita, pues nace de tu Corazón siempre estar conmigo y nunca me abandonas; donde puedo llorar sabiendo que mis lágrimas mojan tus mejillas, porque Tú las haces tuyas.

 

Padre Bueno, aunque tenga que caminar por el mundo, no quiero salir de tu Regazo; que me acuerde de tu Hijo Jesús, incomprendido, criticado, ignorado, desatendido, silenciado, al que manipularon con mentira sus palabras y sus acciones, abandonado por sus amigos, como también abandonaban su espiritualidad y proyecto, juzgado, crucificado, pero siempre contando con lo único importante, Padre, tu presencia Amorosa en él. Padre también mío, te pido que nunca me dejes sólo mientras atravieso los valles de huesos secos de mi camino; dame la fuerza necesaria, porque Tú, eres mi Padre.

 

Gracias, Señor, por todo lo que has hecho por mí y en mí, por todo lo que haces, y por todo lo que harás.

 

Por Jesucristo, nuestro Señor. Así sea. Amén.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Arzobispo de Lima, Peru, llamó a mantener vigente el mensaje de San Francisco y Santa Clara de Asís

Setenta años del Colegio Inmaculada Concepción de Villa Domínico