La Federación europea “One of Us” presentó este fin de semana en Madrid, durante el XX Congreso Nacional de la Federación Provida, la “Petición europea One of Us”, dirigida a expertos de los ámbitos de la ciencia, la política y el derecho. La petición invita a todos los expertos a unirse a la Iniciativa Ciudadana Europa ‘One of Us’, apoyada por dos millones de ciudadanos europeos, que pide que se limite las subvenciones de la UE a programas que no impliquen la destrucción de embriones humanos, según informaron sus promotores.

Además de presentar la Petición en el Congreso, el coordinador de la Federación “One Of Us” en España, Pablo Siegrist, explicó cómo se formó esta entidad y animó a todas las personas a colaborar de acuerdo a sus posibilidades en distintas iniciativas al servicio del ser humano.

Siegrist recordó que la  Federación “One of Us” es fruto de la Iniciativa Ciudadana Europea que lleva el mismo nombre, y que pide el respeto a la vida humana en todos los ámbitos en los que la Unión Europea tiene competencias, reclamando que no se empleen fondos públicos para actividades que destruyan embriones o ataquen contra la dignidad de éstos como personas. La iniciativa se presentó en 2014 ante la Comisión Europea, siendo la iniciativa ciudadana europea más exitosa de todas las presentadas hasta la fecha, al duplicar el número de firmas exigidas por la regulación europea. La Iniciativa “One Of Us” fue una de las primeras propuestas concreta de reforma legislativa a las instituciones europeas elevada a la Comisión, avalada por cerca de dos millones de ciudadanos de la Unión. España envió casi 170 mil firmas, posicionándose como el cuarto país con más firmantes de los 28 Estados miembros de la UE.

“Tras este aval de casi dos millones de personas que firmaron la Iniciativa, se vio la necesidad de crear una federación que uniera a todas las organizaciones que trabajan en la defensa de la vida en Europa”, y así se formó en 2014 la Federación “One Of Us”, cuyo objetivo es también “seguir trabajando ante las instituciones europeas a fin de asegurar que no se desvíe la atención sobre los más pequeños y débiles entre todos los seres humanos”, indicó su coordinador en España.

Uno de los expertos que se ha sumado a la Petición es Nicolás Jouve, catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá y presidente de CiViCa, que durante el Congreso ofreció la conferencia “Avances en la investigación con células madre no embrionarias” señalando que “la utilización de los embriones ‘sobrantes’ procedentes de las técnicas de fecundación in vitro, supone la destrucción de embriones. Esto plantea desde el inicio un gran debate bioético ya que un embrión humano es una vida humana en el inicio de su desarrollo. La vida humana da comienzo en el momento de la fecundación, que es cuando se constituye la identidad genética del ser humano”. De esta forma, Jouve precisaba que “dado que la vida humana es un fin en sí misma, es incongruente, desde la perspectiva deontológica médica, la destrucción de vidas humanas aunque con ello se persiga la curación de otras personas”.

Desde “One of Us” se destacó que las posibilidades de un cambio legislativo existen, en España y en Europa, gracias a la lucha diaria de todas las organizaciones y personas particulares comprometidas con la defensa de la vida. Por ello “animamos a todas las personas preocupadas por la vida a seguir difundiendo la cultura de la vida, con presencia social para despertar las conciencias y producir el cambio social y legislativo que proteja al embrión y defienda la vida en Europa”, enfatizó Siegrist durante su intervención en el Congreso.

Via Zenit