in ,

«Nos hace falta tanto dar espacio a la paz» Fray Jorge Concha Cayuqueo

A los 14 años, el obispo electo Jorge Concha Cayuqueo quedó encantado con la espiritualidad franciscana: «En Nueva Imperial estudié en el colegio de religiosas franciscanas. Ahí tuve un primer conocimiento de San Francisco, pero lo que me marcó fue una biografía del santo y me impactó, por su modo de vivir el Evangelio», dice.

El religioso es el primer franciscano nombrado obispo auxiliar de Santiago en este siglo. Hasta la semana pasada era el ministro provincial de la orden, es decir, la autoridad máxima de 90 religiosos, distribuidos en 19 casas, 15 parroquias y un colegio.

Vestido con el tradicional hábito café, el obispo electo recorre las dependencias de la iglesia de San Francisco, cuyo patio parece de otra época, donde se pasean aves de corral y tres pavos reales, que él mismo alimenta.

Luego del anuncio de su nombramiento, el arzobispo de Santiago, el cardenal Ricardo Ezzati, destacó su ascendencia mapuche. Afirma que «siempre (la he vivido) con mucha naturalidad, con mucha alegría. No tuve experiencias traumáticas, pero sí he visto en mi alrededor la injusticia hacia el pueblo mapuche. Chile tiene expresiones de racismo y arribismo en todos los estratos sociales. También en el pueblo bien sencillo se escuchan expresiones con tintes racistas, quizás inconscientes, por ignorancia, pero que se expresan en el espíritu nacional (…) Es necesario construir un espíritu nacional más justo y fraterno».

Otro tema que aborda el obispo electo es el patrimonio, dado que la iglesia de San Francisco es uno de los íconos de la capital: «Los chilenos somos muy descuidados de nuestro patrimonio que es tan escaso (…) Cuesta un mundo conseguir los recursos, porque para poner andamios en la iglesia, ya sea para la pintura o una revisión en las cornisas, cuesta de $30 millones para arriba. Imagínese, para llegar a la torre, que está tan descuidada».

El padre Concha, como buen seguidor de San Francisco, se identifica con una de las oraciones más famosas del santo: «Señor, haz de mí un instrumento de tu paz’. Nos hace tanta falta la paz, que la podemos perder con tanta facilidad a nivel personal, en el corazón, por el mundo ajetreado en que nos encontramos; por los problemas que, a veces, no sabemos manejar a nivel personal, en la familia, en el trabajo. En la convivencia social nos hace falta tanto, también dar espacio a la paz, que sea la base de lo que pensamos y lo que hacemos».

El nuevo obispo hizo un doctorado en ciencias sociales de la Universidad Gregoriana, aunque le faltó publicar la tesis. Tras regresar a Chile, ha ocupado cargos directivos dentro de la orden, entre ellos, presidente de los ministros provinciales franciscanos del Cono Sur.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Mons. Gänswein: «Francisco es la voz que tiene el coraje de decir las cosas como son»

Planned Parenthood: el negocio del #aborto en toda su crudeza.