in ,

Nicolás Ayllón, el indio franciscano.

Nicolás fue un laico peruano extraordinario que vivió en el siglo XVII y pasó haciendo el bien por las calles de Lima. Descendiente de la cultura Moche, se lo conoce como el «indio santo del Perú»

El 4 de marzo de 1632 nació Nicolás Puycón Faxollem, el menor de siete hijos. Sus padres fueron don Rodrigo Puycón, o Pulcón, y doña Francisca Faxollem. A los ocho años fue entregado a la tutela del sacerdote franciscano Juan de Ayllón, de quien Nicolás, según la costumbre de la época, tomaría su apellido. 

En 1642, a los 10 años, llegó a la ciudad de Lima con su protector. Vivieron en el convento de San Francisco, ubicado en el Centro de Lima. De su trato con los franciscanos sacaría una especial devoción a la Inmaculada Concepción. Pero no se quedaría viviendo como religioso. Descubrió que su vocación era trabajar en el mundo, por lo que a los 16 años dejaría el convento para poder ganarse la vida, y encontró trabajo como aprendiz de sastre, oficio en el que perseveró y que dominó hasta que se convirtió en maestro y pudo abrir su propio taller.

Se casó e instruyó en la fe católica a los de su casa, a su esposa e hijo (¿Cuántos jóvenes podrían decir hoy en día «mi padre me educó en la fe»? Pues Nicolás Ayllón lo hizo!!); cumplió los cinco mandamientos de la Iglesia; vivió las catorce obras de misericordia; daba su diezmo; mandaba celebrar misas por las almas del purgatorio: Ya no era un hombre haciendo la caridad, sino que fue la caridad hecha hombre. 

En fin fue un laico comprometido, un hombre de Dios que no tuvo los dones de sanación, o de levitación o de prédica… Pero tenía el don más grande: EL DON DEL AMOR. Este terciario franciscano nos demuestra que no es necesario ser sacerdote ni hacer milagros para alcanzar la santidad.

En la segunda mitad del siglo XVII, con su esposa, utilizaron la vivienda de Miguel de Alloza y Oliván para recoger a niños huérfanos, a jóvenes abandonados y en peligro de extraviarse y a jóvenes de fe religiosa. El inmueble fue un Beaterio bajo la advocación de Jesús, María y José, que llegó a ser Monasterio.

Nicolás fue declarado venerable y su causa de beatificación esta en marcha.

Ayudemos a difundir la vida y obras de este católico que definitivamente comprobó que había más alegría en dar que en recibir. Falleció el 7 de noviembre de 1677, a los 45 años. 

LOS 7 DE CADA MES SE CELEBRA LA MISA POR SU PRONTA BEATIFICACIÓN, A LAS 7 PM, EN EL MONASTERIO JESÚS MARÍA Y JOSÉ (ESQUINA DE LOS JIRONES CAMANÁ CON MOQUEGUA – CENTRO DE LIMA – PERÚ). SI CAE DOMINGO LA MISA ES A LAS 11 A.M.

EL NICOLAS

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Pedir: una forma de amar. Por Mons. Agrelo, ofm

Francisco: No se puede vivir sin perdón