in , ,

Nace en Asia, el Instituto franciscano para la inculutración de la fe

©LaPresse Cristianos en Asia

Redacción
Roma

Un puente entre Roma y Asia, entre el centro de la cristiandad y una periferia geográfica en la que los Franciscanos tienen mucho que aportar para la inculturación de la fe y del propio carisma.

Con este objetivo nace el «Instituto franciscano de estudios asiáticos» (Fiats: Franciscan Institute for Asian Theological Studies), presentado esta mañana durante la fiesta que la Pontificia Facultad teológica del Seraphicum dedica cada año a su protector San Bonaventura de Bagnoregio, teólogo, doctor seráfico y uno de los principales biógrafos de San Francisco y su sucesor como ministro general de la orden.

San Pablo Miki y compañeros mártires
San Pablo Miki y compañeros mártires

El nuevo instituto, creado por el fraile-ingeniero vietnamita Dinh Anh Nhue Nguyen (OFMConv) con el aval de la Orden de los Frailes Menores conventuales, tendrá su sede justamente en la Pontificia Facultad teológica de San Bonaventura de Roma. Un lugar muy importante, no solo porque fray Nguyen enseña Exégesis y teología bíblica en el Seraphicum, además de ser vicepresidente de la Facultad, sino también por la riqueza multicultural que caracteriza esta realidad franciscana en la que están representados 22 países y que permite, por este motivo, concentrar la atención sobre las cuestiones del mundo en general.

La creación del Instituto Franciscano de Estudios Asiáticos, que se presenta como una novedad en el panorama académico, tuvo un impuslo de relieve cuando, el año pasado, el mismo ffay Nguyen y dos de sus colaboradores recibieron el premio internacional “Carlo Maria Martini”, por el libro «The Bible and Asian Culture». Se reconoció particularmente la capacidad de los autores para identificar, novedosamente, la relación entre la Biblia y la cultura asiática de los premiados.

Esta es la huella que sigue el Instituto, con el objetivo de impulsar y divulgar las investigaciones académicas y las reflexiones de los frailes asiáticos sobre la vida de fe y sobre la vocación franciscana, ofreciendo, al mismo tiempo, ayudas a los frailes de Asia que pretendan estudiar en los centros académicos pontificios.

«El nuevo Instituto –comentó el presidente fray Domenico Paoletti– es un nuevo paso hacia esa promoción del diálogo intercultural que, en la búsqueda de la unidad del saber, contribuye a formar el perfil de nuestra Facultad Teológica. El Instituto se sitúa en continuidad con lo que la Facultad comenzó en 2008, cuando creó en Ragusa, junto con la diócesis local y la provincia de los Frailes menores conventuales de Sicilia, la Cátedra de Diálogo entre las culturas».

El proyecto del Instituto, que pretende reunir a las diferentes familias franciscanas en una obra sinérgica y capilar, se propone como un instrumento que servirá para inculturar la fe cristiana y el franciscanismo en las zonas del continente asiático y dar valor a las voces de quienes viven cotidianamente estas realidades, a menudo tan diferentes entre sí. Por lo demás, el mismo Papa Francisco, en ocasión del último viaje a Sri Lanka y Filipinas, afirmó que “Asia es el futuro de la Iglesia”».

«La Iglesia en Asia aumenta numéricamente pero sigue siendo una minoría, aunque significativa –comentó fray Nguyen. De cualquier manera, creemos que hoy, en el mundo caracterizado por la pluralidad, es necesario crear una base sólida de reflexión teológica y de la fe que sea inculturada en los diferentes contextos. Esto puede darse mediante el ministerio humilde de la investigación, de la reflexión, de la formación y del intercambio fraterno».

Los primeros pasos del Instituto se orientarán hacia el intercambio constante y coordinado con los ex-estudiantes que obtuvieron títulos académicos en el Seraphicum y que están desempeñando su misión en las tierras asiáticas.

Comentarios

Leave a Reply

One Ping

  1. Pingback:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

El francicanismo rechaza el orden establecido y la sociedad inmutable. (3/4)

Misericordia, la verdadera reforma de Bergoglio