in ,

Mons. Zecca advirtió sobre el “laicismo militante”

[box] Al presidir el tedeum por el 9 de Julio en la catedral local, el arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo Zecca, exhortó a los cristianos argentinos a reaccionar “con espíritu de diálogo y actitud pacífica” frente a un “laicismo militante” que dejó de lado los valores que sustentaron la nacionalidad para sancionar leyes de “dudosa legitimidad jurídica” y articular “políticas públicas que ignoran elementales derechos humanos”. El prelado advirtió puntualmente sobre los intentos de “imponer protocolos de aborto y de fertilización asistida absolutamente inaceptables porque violan el elemental derecho a la vida” y los avances de “proyectos curriculares que, además de no respetar el derecho natural, violan la libertad de enseñanza y el derecho de los padres de elegir la educación que quieren para sus hijos”.[/box]

El arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo Zecca, exhortó hoy a los cristianos argentinos a reaccionar “con espíritu de diálogo y actitud pacífica, pero decisión” frente a un “laicismo militante” que ha dejado de lado los valores que sustentaron la nacionalidad y sanciona leyes de “dudosa legitimidad jurídica, basadas en un positivismo inaceptable”.

El prelado presidió el tedeum por un nuevo aniversario de la Declaración de la Independencia en la catedral local, donde no asistió la presidenta Cristina Fernández pero sí el gobernador de Tucumán, José Alperovich, junto con su esposa, la senadora Beatriz Rojkés, y otras autoridades provinciales.

El arzobispo tucumano advirtió que “se articulan políticas públicas que ignoran elementales derechos humanos; se ataca impunemente a la Iglesia y se vulneran sus derechos y, hasta en algunos medios de comunicación social, se la agrede injustamente, ridiculizando valores religiosos y a quienes los profesan”.

“No se persigue abiertamente, pero se intimida, no se respeta el derecho de actuar conforme a la propia conciencia y, con ello mismo, se va creando un ambiente de temor en el que ya no es posible confesar abiertamente la fe y actuar en consecuencia. Esto en una sociedad que se dice democrática y pluralista”, aseguró y se preguntó: “¿de qué pluralismo y democracia se habla? ¿De la de un discurso único y excluyente que convierte automáticamente en enemigo al que con todo derecho discrepa?”

Monseñor Zecca consideró que “en un par de décadas, los cristianos nos topamos con esta realidad que nos golpea y nos duele, pero que, a la vez, despierta nuestra conciencia de que estamos en una época en que hay que vivir una ‘fe martirial’” y lamentó que “nos estamos habituando a soportar, por parte de algunos grupos de poder y de pensamiento, la indiferencia, la oposición, la persecución y el desprecio”.

Aborto y educación
El arzobispo tucumano precisó que “se está intentando imponer protocolos de aborto y de fertilización asistida absolutamente inaceptables porque violan el elemental derecho a la vida y a seguir la propia conciencia avasallando, además, las legítimas autonomías provinciales” y confió en que “nuestros legisladores sabrán defender los derechos de los tucumanos oponiéndose a estos intentos”.

“En el ámbito educativo también se avanzan proyectos curriculares que, además de no respetar el derecho natural, violan la libertad de enseñanza y el derecho de los padres de elegir la educación que quieren para sus hijos. Y esto violando la Constitución Nacional, la Constitución Provincial y las leyes vigentes”, alertó.

En este sentido, monseñor Zecca afirmó que “la Iglesia ve amenazado su derecho de enseñar y yo, como arzobispo, no tengo el derecho de callar. Es demasiado lo que está en juego en la educación. Nada menos que el futuro de la Patria porque sin educación no hay ningún futuro”.

“No dejo de valorar los esfuerzos que se hacen desde los gobiernos nacional y provincial, pero reclamo más participación en la gestión de las políticas públicas y, sobre todo, en la elaboración de los diseños curriculares. El apoyo del estado – aun financiero – debe ser más fuerte y proporcional al compromiso de la Iglesia en este campo en el que, por lo demás, ha estado siempre presente, desde los orígenes de nuestra nacionalidad”, agregó.

Los cristianos deben despertar
El prelado reclamó también autocrítica a los cristianos, al considerar que “estamos como anestesiados y nos hemos acostumbrado a la injusticia, a la exclusión de tantos hermanos víctimas de la droga, de la inseguridad, de la pérdida de su dignidad por haber abandonado el trabajo para vivir de injustas prebendas que los esclavizan”.

“Hay que despertar”, exigió y añadió: “Vivimos en una cultura que ha perdido, en gran medida, el rumbo y a la que es indispensable reencaminar hacia el redescubrimiento de los valores genuinos, humanos y cristianos, que la han sustentado en su historia y sin los cuales va camino de su propia disolución. Pero no es cuestión de sacar la paja del ojo ajeno sin ver la viga que tapa el propio. Hemos de enfrentar nuestros propios desaciertos y cobardías. Por ello mismo esta advertencia está dirigida a todos”.

“Nadie está – ni dentro ni fuera de la Iglesia – totalmente exento de culpa para poder arrojar la primera piedra sobre los que consideremos – tal vez injustamente – como culpables. Las cosas no son tan simples. Los desafíos son inmensos y las responsabilidades son de todos. Cada uno debe hacerse cargo de lo que le toca”, puntualizó.

Monseñor Zecca convocó a todos los argentinos a que “con verdadero espíritu de diálogo, a interesarse a fondo sobre las cuestiones decisivas que hoy están en debate en la sociedad mundial, y también entre nosotros. Es allí, en ese ámbito, donde se libran las batallas decisivas y se decide el futuro del mundo. El pensamiento, las ideas, son las que rigen el rumbo. Nietzsche, con extraordinaria lucidez, escribe: ‘Las palabras más quedas son las que desatan la tempestad, pensamientos que vienen con suavidad de paloma gobiernan el mundo’”.

Los desafíos
Monseñor Zecca recordó que “tenemos por delante el desafío de preparar una digna celebración del Bicentenario de la Patria. Debemos hacerlo con unidad, en paz, discutiendo ideas pero con respeto, sabiendo ser adversarios sin ser enemigos. La Iglesia hará su gran contribución con el Congreso Eucarístico Nacional que celebraremos en junio de 2016. Pero se hará presente, también, en el campo de la cultura con diversas iniciativas. Entre ellas estará la convocación de un “atrio de los gentiles” en el mes de septiembre al que he invitado al vicepresidente del Pontificio Consejo para la Cultura en el que discutiremos, con gran apertura y una amplia convocatoria a los intelectuales, el tema de la existencia de Dios y su importancia en el ámbito de la sociedad”.

“Queridos hermanos todos: El año del Bicentenario que hoy iniciamos nos debe encontrar, más allá de nuestras discrepancias, más unidos que nunca, comprometidos en la construcción del proyecto que nuestros próceres soñaron y que nosotros, como generación del Bicentenario, tenemos la obligación de continuar. Para ello invocamos la ayuda de Dios”, concluyó.+

Texto completo de la homilía

Via AICA

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

El Papa en Bolivia: “Basta de descartes, denles ustedes de comer”

«Queremos y necesitamos un cambio», el Papa en el II Encuentro Mundial de los Movimientos Populares en Bolivia