in ,

Marcha Franciscana en Tierra Santa se vivió en torno al Perdón de Asís

Unos cien jóvenes entre los 17 y los 27 años participaron una vez más en la Marcha Franciscana en Tierra Santa, la número 29. Una iniciativa animada por los Franciscanos de la Custodia de los santos lugares que se han desarrollado en el contexto de la fiesta del Perdón de Asís, que celebra la familia de San Francisco en todo el mundo cada 2 de agosto en la solemnidad de Nuestra Señora de los Ángeles.

La iniciativa es una propuesta de la pastoral juvenil de los frailes menores de la Custodia de Tierra Santa que consiste en una experiencia de viaje itinerante que en esta ocasión ha llevado por tema «Encuentros que conducen a Ti».

Durante una semana el grupo de jóvenes que procedían de ciudades como Belén, Beit Kala, Jerusalén, Ramla, Nazaret, Abila, BeitShahour y Yenín, se congregaron en los santos lugares para profundizar en varios aspectos de la vida de San Francisco de Asís, sobre todo aquellos del encuentro del santo italiano con Dios.

Los jóvenes sostuvieron varios encuentros en torno a la figura de San Francisco de Asís / Foto: Nadim Asfour – CTS.

Fray Emad Rofael, a cargo de la Pastoral Juvenil de la Custodia de Tierra Santa, quien es citado en nota de la Custodia, comentó sobre la Marcha Franciscana: «Esta es la marcha número 29, considerando los años de intifada y de inseguridad en esta tierra: podemos decir que es una tradición que sigue manteniéndose desde hace más de treinta años y siempre da muchos buenos frutos».

Los jóvenes han caminado diariamente unas 6 horas en un itinerario de fe que ha incluido una parada en Caná de Galilea, que fue el puto de inicio de la marcha. En este lugar, antes de una celebración Eucarística en la iglesia de las Bodas de Caná, los participantes sostuvieron un encuentro con el Custodio de Tierra Santa, Fray Francesco Patton.

El franciscano se refirió se refirió al compromiso y a la alegría: «Los jóvenes descubren que comprometerse es algo que aporta alegría y, por supuesto, lo hacen desde una perspectiva cristiana (…) La marcha ayuda a sentir que ser cristianos no es pesado y aburrido, sino algo hermoso, fascinante y también alegre».

Otra de las paradas fue Nazaret, donde los jóvenes han llevado a Cabo una evangelización; y este 2 de agosto, con ocasión del Perdón de Así, han llegado al Monte Tabor.

«En el Tabor la vivencia no es solo una acción de gracias, sino también penitencia: es allí donde se encentra al Señor cara a cara, donde los jóvenes pueden adorar a Jesús en la Eucaristía y realizar otras actividades antes de despedirse», exponen desde la Custodia en nota de prensa.

La celebración final ha sido presidida por el Administrador Apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén, Monseñor Pierbattista Pizzaballa.

El Perdón de Asís es una tradición franciscana. El origen de esta fiesta está en San Francisco de Asís cuando en 1216 se hallaba en ferviente oración en la Porciúncula, Asís, y se le presenta Nuestro Señor con María Santísima. Jesús le pregunta al santo si deseaba alguna gracia especial para salvar almas. San Francisco le pidió una generosa indulgencia para toda aquella persona que visitase la pequeña iglesia. Jesús concede esta gracia con la condición de solicitarla pronto al Papa, que entonces era Honorio III. Este pontífice es quien confiere esta Indulgencia a perpetuidad.

Desde entonces la fiesta ocurre cada año desde la mañana del 1º de agosto hasta terminada la noche del día 2. La indulgencia se otorga a los peregrinos que visiten el Santuario de la Porciúncula en Asís -Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles-, o cualquier templo franciscano en el mundo; acercándose al sacramento de la Reconciliación y recibiendo la Comunión, además de orar el Credo, un Padre Nuestro y tres Ave Marías por las intenciones del Santo Padre.

Via Gaudium Press

Comentarios

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Jornadas de investigación en Nápoles abordaron la Custodia de Tierra Santa y Europa en los siglos XIV y XV

San Francisco y el Sultán