in , ,

Marcha en Roma en defensa de la Familia

El 20 de junio a las 15.30 horas tendrá lugar en Roma, en la plaza de San Juan, la manifestación convocada por el comité “Defendamos a nuestros hijos”.  Animamos a participar de ella.

logo_comitatoPoderes muy fuertes están actuando; poderes que están presentes y son activos en la política, en la economía y en la sociedad, que están imponiendo, de manera violenta aunque aparentemente democrática, una ética nueva e incluso una nueva visión del hombre y de la mujer, de la procreación y de la familia. La red de alianzas que obra con este fin está muy difundida y presente en la administración pública, en los sindicatos, en el asociacionismo y en la cooperación vinculada a los entes públicos, en los colegios de profesionales y también en la mayoría de los partidos. Se puede hablar de «bloque histórico», es decir de un bloque de intereses ideológicos y económicos que se vuelve prepotente y no tolera la oposición. La libertad de expresión y de conciencia está seriamente en peligro.

Los principales campos de acción de este bloque histórico son dos.

El primero es la educación y la escuela. Apoyados por las líneas guía de la OMS-Europa y del Ministerio de Igualdad-UNAR y adoptando las posibilidades que ofrece la Re.a.dy (la Red de la administración pública contra la discriminación de género), el bloque histórico de la nueva ideología penetra en los colegios públicos de manera silenciosa pero sistemática. Acuerdos de formación establecidos por los municipios, la red sanitaria local y los colegios estatales con el asociacionismo Gay y LGBT delegan de hecho a este asociacionismo, a menudo sin el conocimiento de los progenitores, la educación “afectiva” y “sexual” de nuestros niños y jóvenes desde la escuela infantil hasta los cursos superiores, enseñándoles que la homosexualidad y el transgénero son actitudes normales equiparables a la heterosexualidad. Los cursos son muy explícitos, los profesores no son admitidos en las clases y los padres, informados de manera aproximativa y genérica, no saben nada. Aprovechando la indiferencia y la inercia de la administración pública están llegando a nuestros jóvenes mensajes inaceptables.

El segundo es el ámbito legislativo. El Parlamento italiano está discutiendo, desde hace ya algún tiempo – pero algunas voces dicen que se están acelerando los procedimientos parlamentares por voluntad política – tres textos legislativos, todos ellos muy peligrosos. Si se aprueba el proyecto de ley Scalfarotto será penalmente perseguibile afirmar en público la unicidad de la familia natural; el proyecto de ley Cirinnà reconocerá las uniones civiles es decir, el matrimonio homosexual y, en consecuencia, por voluntad de la Unión Europea, Italia estará obligada a partir de ese momento a aprobar la adopción de menores por parte de parejas homosexuales; el proyecto de ley Fedeli impondrá la enseñanza de la ideología de género en todos los colegios. Con estas tres leyes se construiría un “sistema” jurídico, cultural, ético y educativo en el cual será muy difícil la coherencia con las propias convicciones de ética natural y religiosas.

El sistema de pensamiento que sostiene este ataque sistemático es la concepción del cuerpo como un instrumento, con un uso puramente técnico, fungible e intercambiable; la sexualidad como ejercicio indiferente de la identidad sexuada; la misma identidad sexuada como algo que se elige y no que se hereda; la indiferencia entre los distintos recorridos sexuales; la procreación como afirmación de un deseo; la maternidad y la paternidad como algo desvinculado de la propia fisicidad y que se puede elegir; la inexistencia de una naturaleza humana sexuada y de una naturaleza humana en cuanto tal; la fragmentación de la persona, que es privada de la continuidad entre los diversos actos vinculados a la sexualidad y a la procreación. Se trata de la ideación de una humanidad nueva que, mediante la fecundación heteróloga y el útero de alquiler, transformará totalmente la comprensión que se ha tenido hasta ahora de lo humano. Se trata de la ideación de lo posthumano.

El Observatorio Van Thuan sigue desde hace tiempo con muchísima atención estos fenómenos culturales, intentando entender su significado y los peligros más profundos. En este momento, en nuestro país se ha llegado ya al momento de la acción. Son muchos: profesores, progenitores, personal de la administración pública, trabajadores sociales, los que se oponen en su ámbito de vida y de trabajo a esta nueva reconstrucción de lo humano. Ahora ha llegado el momento de que se unan y hagan oír la propia voz al país.

Observatorio Cardenal Van Thuâ 

Trieste

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

El Papa: «Si la fe no llega a los bolsillos, no es genuina»

El Papa: La muerte de un familiar no es la última palabra.