in

Mañana, 1 de Junio, comienza la ostension del cuerpo del Padre Pio

pio1

Mañana, 1 de Junio, el cuerpo del Padre Pio volvera a ser expuesto, esta vez en forma definitiva, para que todos los fieles puedan orar ante el.

Los interesados pueden seguir en directo, via web, la celebracion que comienza a las 8:30 hs (de Italia) por Tele Radio Padre Pio

La Eucaristía de inicio de la ostensión será presidida por el prefecto para las Causas de los Santos, el Cardenal Angelo Amato, el próximo primero de junio a las once de la mañana en la iglesia San Pío de Pietrelcina. Con él llegarán en peregrinación a San Giovanni Rottondo para venerar al santo todos los colaboradores que prestan servicio en el Dicasterio. Acompañarán en la concelebración Mons. Michele Castoro, arzobispo de Manfredonia – Vieste – San Giovanni Rotondo; Mons. Marcello Bartolucci, arzobispo secretario de la misma congregación y numerosos sacerdotes capuchinos y diocesanos.

El cuerpo de San Pío de Pietrelcina permanecerá en la cripta protegido con una urna de vidrio.

Se maduró esta decisión dando respuesta a las numerosas llamadas telefónicas, correos electrónicos y cartas recibidas y a la continua petición de los peregrinos que llegan al santuario, expresando el deseo de poder rezar nuevamente delante de las reliquias del venerado capuchino.

Los hermanos y el arzobispo han considerado oportuno dar paso a este iniciativa en el marco del Año de la fe, con la certeza de poder renovar los beneficios espirituales suscitados por la precedente ostensión (24 de abril 2008 – 24 de septiembre 2009), y en particular, para despertar la fe en el corazón de los numerosos peregrinos que ven en el Padre Pío un testigo ejemplar con sus escritos, su espiritualidad y sobre todo por su coherencia de vida.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Predicar el perdón y la cruz en tiempo de mujeres golpeadas.

Tener el Espíritu del Señor. (2R 10,8)