in , ,

Luis Antequera: «La solución de la cristianofobia es dejar de lado la persecución de la fe”

‘Cristianofobia. La persecución de los cristianos en el siglo XXI’ (Digital Reasons), es el título de la nueva obra del escritor, Luis Antequera, que será presentado este jueves en la sede nacional de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

El escritor, Luis Antequera /PazyBien
El escritor, Luis Antequera /PazyBien

Antequera pretende que con este libro “dar a conocer una causa injustamente silenciada, o por lo menos, no suficientemente puesta en valor por los grandes medios de comunicación”. E insiste en que el problema es que “nos creemos muy tolerantes, pero no lo somos respecto al cristianismo”.

PazyBien ha hablado con él para conocer de cerca los motivos de la persecución que padecen los cristianos no sólo en Oriente, sino también en Occidente.

Portada del libro 'Cristianofobia. La persecución de los cristianos en el siglo XXI'
Portada del libro ‘Cristianofobia. La persecución de los cristianos en el siglo XXI’

¿Por qué decide escribir este libro?

Yo estoy en el tema de la persecución religiosa, y dentro de ella, de la persecución de cristianos, desde hace más de cinco años, a través de los programas de radio que he dirigido, “Iglesia perseguida” y “Con otros ojos”, y de la columna “En Cuerpo y Alma”, donde les dedico el que llamo “Termómetro de persecución religiosa” cada quincena. Aunque la idea concreta de llevar el tema a un libro surgió de una conversación con Javier Menéndez Ros, director de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

 

¿Cuáles son las principales características de la cristianofobia?

La cristianofobia es un monstruo que adquiere muchas formas y muy diferentes, en realidad, todas las que adquiere la intolerancia religiosa. Yo las he clasificado en tres: persecución propiamente dicha, -la que sufren los mártires-, acoso, y hostigamiento, cada una de ellas con sus manifestaciones propias y características.

 

¿Y las principales fuentes de persecución en el mundo?

Son variables. Si durante la segunda mitad del s. XX la principal fuente de persecución de cristianos en el mundo fue el comunismo, hoy día lo es el islamismo radical, mientras que en los pocos países comunistas que quedan o bien el trabajo está prácticamente consumado (Corea del Norte), o bien la situación de persecución se alivia (Cuba, Vietnam, China según muchos…). En cambio, se agrava la persecución en el ámbito del hinduismo, y hasta en un grado y con unas consecuencias diferentes, en los propios países cristianos.

 

¿Considera que el fenómeno de persecución a los cristianos ha crecido en los últimos años?

No estoy seguro de que globalmente hablando, la situación sea más grave ahora que en otros momentos. Ocurre que esa desatención de los medios es quizás un poco menos intensa y empiezan a trascender casos. También es verdad que hemos pasado de un mundo en el que sólo había prensa en papel y radio, a otro en el que amén de muchos más medios en papel y cadenas radiofónicas, hay televisión, hay medios digitales, hay teléfonos móviles, hay redes sociales… y sobre todo ¡hay más gente capaz de acceder a todos esos medios y a su vez, transmitir lo que leen, lo que oyen y lo que conocen!

 

¿Existen otras formas de persecución que no sea la violencia o la profanación?

Por supuesto, tantas como imaginables: el solo hecho de profesar la fe cristiana puede suponer en muchos países la imposibilidad de ocupar cargos políticos, de ejercer determinadas profesiones, de acceder a la educación, de casarse con determinadas personas, de profesar la fe en público (no digamos de realizar proselitismo), de estar obligado a estudiar religiones que no son la propia o hasta practicar ritos que no son los propios… En algunos lugares del mundo los cristianos no pueden utilizar la palabra Alá, que significa Dios, reservada a los musulmanes. En muchos países en el DNI o en el pasaporte tiene uno que declarar su religión…

 

¿Es el islamismo el principal perseguidor de los cristianos?

Me gusta decir, aunque sea un poco largo, “islamismo radical”, una manifestación del cual, la más sanguinaria y extrema, es el “yihadismo”. Esto dicho, sí, el islamismo radical es en estos momentos el principal perseguidor de cristianos en el mundo. Aunque esto no ha sido siempre así en la historia, y hace sólo medio siglo, la persecución más grave era la que practicaba el comunismo.

 

¿Cuáles son los principales lugares donde prolifera la cristianofobia?

Al día de hoy los principales focos de persecución del cristianismo se hallan en países tales como Corea del Norte, Siria, Irak, Nigeria, Pakistán, China, Irán o Arabia Saudí… a los que aún habría que añadir algunos otros. La situación en esto puede ser muy cambiante. Tome Vd. el caso de Egipto la situación mejora día a día, pero hace sólo un año o dos, ser cristiano era un factor de riesgo añadido…

 

En su libro trata también la persecución a los cristianos en países europeos…

Sí, es lo que yo llamo “persecución de cristianos por cristianos” porque los perseguidores, que evidentemente no son personas “de misa diaria”, sí son, en cambio, originaria, sociológicamente hablando, cristianos, herederos por lo tanto de un acervo cultural que se nutre indiscutiblemente del pensamiento cristiano, el cual ha dado lugar a fenómenos importantísimos, tan arraigados en el mundo cristiano que nos puede llevar al espejismo de que siempre existieron y de que son connaturales a todas las sociedades que en el mundo son, cuando no es así: la libertad de las personas; la igualdad de todos en dignidad, que se trate de hombre o mujeres, que se trate de buenos o malos, que se trate de blancos o negros, de ricos o pobres; la responsabilidad individual; los derechos universales, son fenómenos que han nacido y se han desarrollado gracias al pensamiento cristiano y dentro de sociedades cristianas… Se trata por lo tanto de una forma de persecución “paradójica”, ésta de los cristianos por los cristianos, pero que indudablemente existe.

 

¿Qué haría falta para que la libertad religiosa sea verdaderamente un derecho?

Tolerancia. Nos creemos que porque ahora se acepten fenómenos que en el pasado no se aceptaban –la mujer en el trabajo, la homosexualidad, determinados comportamientos sexuales- las sociedades actuales son más tolerantes, pero lo cierto es que la aceptación de esas nuevas conductas ha venido acompañada de la intolerancia hacia conductas que antes sí eran aceptadas.

 

Resulta extraño que en España, un país mayoritariamente católico, se desarrolle la persecución religiosa

Es paradójico… cuando no sorprendente… cuando no increíble… pero es así. Es la persecución de cristianos por cristianos de la que ya le he hablado. En muchos casos procede del resentimiento: se trata a menudo de personas resentidas que atribuyen a un enemigo imaginario encarnado en la Iglesia, a la que atribuyen cómo es la sociedad, el origen de todos sus males personales.

 

¿Por qué desde Occidente no se responde a este genocidio?

Si algo caracteriza a eso que hoy damos en llamar “occidente”, los países ricos del s. XX y XXI, es su renuncia a la defensa de los principios, y la facilidad con la que se acomoda a cualquier situación con tal de preservar los grados de bienestar alcanzados. La de la persecución religiosa, la persecución de cristianos en concreto, es una realidad incómoda, que obligaría a un esfuerzo que occidente prefiere no realizar. Y al mismo tiempo, -aunque podría llegar a no serlo tanto-, percibida como lejana, por lo que no siente perjudicial ni en el corto plazo ni en la corta distancia.

 

Por tanto, ¿la solución es dejar de lado la fe?

La solución es dejar de lado la persecución de la fe. La fe produce sosiego, produce tranquilidad, produce seguridad. Fíjese lo que le voy a decir: los seres humanos tienen derecho a profesar una fe… ¡¡¡aunque Dios no exista!!!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Francisco a los religiosos: ensúciense las manos.

Las reliquias del Padre Pio ya están en Roma