Los héroes franciscanos que fundaron San Antonio

Los Reyes junto al ministro de Exteriores, Josep Borrell, y el arzobispo de San Antonio (Texas), Gustavo García-Siller, durante la visita a las Misiones de San Antonio. Foto: EFE/Zipi

«Fueron héroes», asegura Gustavo García-Siller. Es el arzobispo de San Antonio (Texas) y se refiere a misioneros como fray Antonio de Olivares o el padre Antonio Margil de Jesús, los españoles que fundaron la ciudad hace trescientos años. El aniversario ha traído hasta aquí a los Reyes, que ayer visitaron varios lugares emblemáticos, como el Palacio del Gobernador, que primero fue el presidio de San Antonio de Béxar, uno de los primeras construcciones españolas en la ciudad.

Don Felipe y doña Letizia recibieron allí las llaves de las Misiones de San Antonio, la primera vez que se conceden, un honor instituido desde que las cinco misiones franciscanas de la ciudad se convirtieran en 2015 en Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, el único que alberga Texas.

Aquellos héroes levantaron iglesias, excavaron acequias e implantaron cultivos en un territorio desconocido, acosados por apaches y comanches, mientras evangelizaban y atraían a tribus nativas y fijaban la posesión española de territorios extensos. «Lo hicieron sin mucho ruido, por eso su historia a veces se conoce menos», lamenta García-Siller.

La más espectacular de esas misiones fue la de San José, a las afueras de la ciudad de San Antonio, de la que hoy se conserva su iglesia, el granero, el convento y el sistema de acequias, por los que pasearon los Reyes antes de visitar la exposición Diseñar América: el trazado español de EE.UU., que recorre el impacto del dominio español en la ordenación y construcción de las ciudades estadounidenses.

Se quedó fuera de la visita real la primera misión española, la de San Antonio de Valero, cuyo peso simbólico es mucho mayor para Texas y EE.UU. Y no tiene que ver con los franciscanos españoles. Se conoce también como El Álamo y aquí el ejército mexicano, ya independizado de España, masacró a la milicia tejana en 1836. La resistencia heroica de los tejanos se considera el momento fundacional del espíritu de Texas.

Por la tarde, los Reyes se reunieron con el gobernador del estado, Greg Abbott, y asistieron a una cena con las autoridades locales en la que la influencia española en la cocina local fue la protagonista. Unas tradiciones culinarias que nadie mantiene tan vivas como los «isleños», descendientes de quince familias canarias enviadas por España en 1730 para poblar esta parte del imperio. Se calcula que hay diez mil tejanos que descienden de ellos, como Socorro Morales, que no duda cuando se le pregunta si se siente canaria, española, tejana, mexicana o estadounidense. «Me siento isleña, que es un poco de todos ellos».

Javier Ansorena/ABC
Enviado especial a San Antonio

Via Alfa y Omega

¿Qué opinas?

Las clarisas se van de Teruel, siete siglos después.

Abatido