in , ,

Los franciscanos de Irala se renuevan para dar un «uso social» a parte del convento

[box] «Un centro de día para mayores, una ampliación del comedor… Hemos tocado a varias puertas. Solos nos vemos incapaces de liderar nada», dice el padre Toño[/box]

La exigua y envejecida comunidad de los franciscanos de Bilbao, establecida desde 1945 junto a la iglesia de San Antonio de Padua de Iralabarri, está acometiendo obras en el interior del convento para «aprovechar mejor el espacio» disponible. Los nueve frailes viven en estos momentos en la primera y segunda planta y quieren trasladarse antes de que acabe el año al último piso, el cuarto. Allí dispondrán de nuevas habitaciones con baño incorporado, «mucho más adecuadas que las de ahora» a la situación de sus inquilinos, algunos de ellos con serios achaques de salud. Una vez desalojada, prevén inciar «algún proyecto con sentido social» en la mitad inferior del inmueble.

Ayuntamiento y Cáritas

«Un centro de día para los mayores del barrio, una ampliación del comedor social que atiende cada día a 200 personas… El convento se nos ha quedado muy grande. Hemos tocado varias puertas, Ayuntamiento, Cáritas y otras entidades, para ver si estarían dispuestos a respaldarnos y tenemos varios proyectos sobre la mesa en cuando dimos a conocer nuestras intenciones, pero somos mayores y no nos sentimos con fuerza para liderar nada», indica a preguntas de este periódico Antonio Pérez.

El padre Toño es portavoz de la comunidad y responsable del comedor social que abrió hace 60 años en Irala de la mano de unas mujeres del barrio y que hoy por hoy ofrece 200 menús diarios (en agosto se sustituyen las cenas por bocadillos) y atiende a 150 familias en sus casas gracias a la colaboración de un centenar de voluntarios. Suele decirse que «es un poco el comedor del barrio, en el sentido de que es rara la familia que no ha colaborado con voluntarios y económicamente».

Los trabajos cuentan con el correspondiente permiso de obra, que permanece expuesto en portería a la vista de cuantos quieran consultarlo. «Cuando terminen, empezaremos a concretar», indica Pérez. Si cabe, después de arreglar también el tejado y el suelo de la terraza, que se encuentra también en pésimas condiciones. En los últimos años la comunidad se ha visto también obligada a resolver la aluminosis detectada en el hormigón de la torre del templo.

«Si deciden alquilar parte del convento para crear un centro de día, sería una idea que admitiría muy bien la asociación de vecinos, porque hay en el barrio mucha gente mayor», indica Juan Mari Zulaika, cara visible del colectivo. «Ya que no lo hace el Estado o el Gobierno vasco, sería de aplaudir que lo hiciera una entidad religiosa», aduce. Lo que los residentes no estarían dispuestos a consentir, y estarían dispuestos a movilizarse para mostrar su malestar, como han hecho alguna vez, sería «un albergue para personas ‘sin techo’. En su día, se especuló con que, antes de ubicarse en Mazarredo, esta zona era una alternativa factible. El comedor ya es suficiente foco de atracción de problemas», sostiene Zulaika.

Via El Correo

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

El Papa: Empezando por Roma y el Vaticano, todas las diócesis europeas acojan a familias de refugiados.

Noticias desde Tierra Santa.