Los capuchinos dejan Passaic después de 96 años.

Por Lindy Washburn, NorthJersey

Durante casi un siglo, los Frailes Franciscanos Capuchinos han servido a la Iglesia en Nuestra Señora del Monte Carmelo en Passaic. Han bautizado bebés, celebrado el matrimonio de parejas jóvenes, han escuchado confesiones, atendido a los enfermos, celebrado la misa y presidido funerales. Pero el 30 de junio, los frailes dejaron su papel como pastores de la parroquia de Passaic (Nueva Jersye – Estados Unidos).

El sábado, la congregación se reunió para despedirse. Unos 15 frailes regresaron para una misa especial en su honor. “Los franciscanos no duran para siempre en ningún lado”, dijo el Padre John Aurilia en su sermón, “pero la Iglesia sí”. Aurilia fue el último secretario personal del Padre Pío, el fraile más famoso de los capuchinos. Belvisa Sonn, sentada en la parte posterior de la nave con su esposo, tenía muchos recuerdos. Fue bautizada, recibió su primera comunión y fue casada por los sacerdotes capuchinos en el santuario de bóveda de cañón del Monte Carmelo. Ella y sus dos hijos asistieron a su escuela. “Me entristece verlos irse”, dijo.

También Charlotte Florentino, de Clifton. “Mis hijos crecieron aquí”, dijo. “Siento una gran pérdida, pero Jesús siempre estará aquí”.

La parroquia continuará: un sacerdote diocesano ha sido asignado para administrarla, desde el 29 de junio.

Pero para los Frailes de túnica marrón, es el final de una era. A medida que los Padres y Hermanos han envejecido, menos jóvenes se han sentido llamados a reemplazarlos y elegir la vida de orden de simplicidad radical y servicio a los pobres. No hay suficientes hombres para continuar ocupando los puestos que alguna vez tuvieron.

Los frailes franciscanos capuchinos de la provincia de las Sagradas Estigmas de San Francisco están dejando su ministerio parroquial y de la parroquia en la iglesia de Nuestra Señora del Monte Carmelo en Passaic. Algunos de los frailes asistieron a una misa vespertina el sábado 16 de junio de 2018. Fray Sylvester Catallo sostiene la Eucaristía durante la misa. (Foto: Anne-Marie Caruso / NorthJersey.com)

Los Capuchinos “sirvieron a Nuestra Señora del Monte Carmelo con gran celo y fueron amados por sus feligreses”, dijo el Obispo Arthur J. Serratelli de la Diócesis de Paterson.

Y fueron amados a cambio.

El padre Sylvester Catallo recordó haber llegado a la iglesia como un joven sacerdote en su primera misión, hace 64 años. “Fueron muy buenos conmigo”, dijo sobre la congregación. Con sus distintivas túnicas y sandalias, los Frailes, que vivían al lado de la imponente Iglesia, era una imagen familiar en la ciudad.

Los Frailes Franciscanos Capuchinos de la provincia de las Sagradas Estigmas de San Francisco están dejando su ministerio parroquial y de la parroquia en la Iglesia de Nuestra Señora del Monte Carmelo en Passaic. Algunos de los frailes asistieron a una misa vespertina el sábado 16 de junio de 2018. (Foto: Anne-Marie Caruso / NorthJersey.com)

De los inmigrantes italianos que fundaron Nuestra Señora del Monte Carmelo a través de décadas de cambios, los sacerdotes y Hermanos llegaron a conocer oleadas de inmigrantes de América Central y del Sur, Filipinas, Polonia y África que se establecieron en Passaic. La congregación provenía de Clifton y las ciudades vecinas de los condados de Bergen y Essex.

Los Frailes sirvieron como capellanes en el Hospital St. Mary y, hasta 2009, patrocinaron una escuela parroquial, atendida durante años por las Hermanas Franciscanas de Ringwood, ya que tenían un convento cerca.

La Iglesia con su ubicación en la ciudad fue tan importante que la manzana que estaba frente a ella pasó a llamarse McLean Street y Franciscan Way.

Ahora solo un sacerdote permanece como vicario parroquial o administrador. El pastor más reciente, el padre Brian Tomlinson, murió en marzo. Muchos de los que regresaron el sábado a la celebración parroquial vinieron de la casa de retiro de la orden en Beacon, Nueva York.

Los franciscanos capuchinos hacen un voto de pobreza, además de los votos de obediencia y celibato tomados por todos los sacerdotes católicos. No tienen cuentas bancarias personales ni tarjetas de crédito. Cada faceta de sus vidas, desde comidas hasta vacaciones y jubilación, es proporcionada por la orden.

Los Frailes Franciscanos Capuchinos de la provincia de las Sagradas Estigmas de San Francisco están dejando su ministerio parroquial y de la parroquia en la iglesia de Nuestra Señora del Monte Carmelo en Passaic. Algunos de los frailes asistieron a una misa vespertina el sábado 16 de junio de 2018. El padre John Aurilia habla durante la misa. (Foto: Anne-Marie Caruso / NorthJersey.com)

“Es agridulce”, dijo Peter Kueken Jr., la cuarta generación de su familia que asiste a Monte Carmelo, sobre la partida de la orden. Su bisabuela ayudó a fundar la Iglesia, dijo, y el fue bautizado allí. Una vez sirvió como monaguillo y también lo es actualmente. “Estábamos muy cerca de todos los frailes”.

Kueken los describió como “hombres felices”. Hombres que siguieron el camino de San Francisco de Asís, que dijo: “Predica el Evangelio. Y si debes hacerlo, usa palabras”. Así es como son estos hombres”.

Vía NorthJersey.com

 

¿Qué opinas?

Las noticias de la semana desde Tierra Santa

Laudato Si en Roma, esperanzas y miedos.