in ,

Los amigos de los incurables

  • La Fundación Clara Henares entrega su premio solidario a los franciscanos de la Cruz Blanca por su casa de acogida de Hellín

Los votos de castidad, pobreza y obediencia marcan la vida de los franciscanos de todo el mundo. Los hermanos (no son sacerdotes) de la Cruz Blanca suman a su razón de ser un cuarto: la asistencia a enfermos incurables y personas excluidas por la sociedad. Por eso, la Fundación Clara Henares los ha distinguido este año con su premio Jóvenes Solidarios, Sureste 2014, que ayer recibieron en el Aula de Cultura de Caja Mediterráneo (antigua CAM).

La congregación de Hermanos Franciscanos de la Cruz Blanca fue fundada en 1975 por el religioso canario Isidoro Lezcano, dedicado a la ayuda a los más necesitados en Tánger (Marruecos). El trabajo que realizan otros congregantes con inmigrantes que cruzan en patera el Estrecho de Gibraltar también es destacable hasta el punto de que uno de ellos, Isidoro Macías, es conocido popularmente en Andalucía como ‘Padre Patera’.

La relevancia de la labor solidaria que desempeñan los hermanos de la congregación y los cientos de voluntarios que movilizan en toda España quedó de manifiesto en el acto de la fundación que perpetúa la memoria de la joven cooperante cartagenera, fallecida en 2006, a los 23 años de edad.

Via La Verdad

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

¡Quiero almorzar con ustedes! El Papa sorprende a los franciscanos

Se busca rescatar y rehabilitar al “Zacatonal” legado Franciscano del municipio de Ixtacuixtla