in ,

Llamada desde Alepo: «Sólo el Papa puede salvar a Siria»

5-christian-syriaNabil Antaki es médico y director de uno de los dos últimos hospitales que funcionan en Aleppo. Antaki pertenece a la congregacion de los Maristas Azules, que cuenta entre sus miembros, tanto a laicos como a religiosos. Cuando la guerra ha investido a Alepo, en Mayo de 2012, decidió quedarse con su esposa. «Siria es nuestro país, nuestras raíces están aquí. Aquí es donde hacemos nuestra tarea y nuestro servicio. »

 

  • En lo que a Ud  se refiere, ¿qué piensa de los informes de Amnistía Internacional y Médicos sin Fronteras, que hablan de Alepo destruida (incluyendo varios hospitales) y «bombas de cañón» del ejército sirio?

 

Alepo se divide en dos partes: la del Este con 300.000 habitantes se encuentra en manos de los grupos armados, mientras que el oeste, con 2 millones de habitantes, está bajo el control del Estado sirio; donde vivimos y trabajamos. No sabemos lo que sucede en la otra parte de la ciudad, por lo que no podemos confirmar ni negarlo, pero sé dos cosas:  la primera es que nos bombardean a diario los rebeldes y muchos hospitales de nuestra área de la ciudad fueron destruidos, quemados o dañados por sus acciones.

La segunda es que estamos en una situación de guerra, y es posible que las bombas lanzadas por el ejército sirio hayan llegado a un hospital, pero ciertamente no de forma intencional.

Los estadounidenses y los occidentales con sus armas sofisticadas a menudo pierden sus objetivos y causan «daños colaterales» …

¿Qué reproche le hago a Médicos Sin Fronteras? es que está dando cuenta del sufrimiento sólo al otro lado de la ciudad, la parte rebelde y nunca muestra el sufrimiento de nuestra parte. Sus relaciones son parciales.

 

  • ¿Qué opinas de la propuesta de Sant’Egidio y el ex ministro Riccardi de hacer de Alepo una «ciudad abierta» e introducir una zona de exclusión aérea?

 

La iniciativa de San Egidio era buena cuando fue lanzada en julio de 2014. Después, en Alepo grupos armados cortaron el agua  durante 70 días consecutivos.

Ahora bien, esta iniciativa fué superada. Ya no necesitamos que Alepo sea declarada ciudad abierta y sus corredores humanitarios abiertos.

Aunque la situación es muy mala, Alepo ya no está sujeto a un bloqueo como hace un año y medio. La gente y los productos entran y salen a través de un camino que el ejército abrió hace 17 meses. La comida entra, nadie se muere de hambre, incluso  el 80% de la población recibe ayuda alimentaria. Sí, la ciudad está rodeada, pero siempre está este camino que nos conecta al exterior. La ciudad está dañada, pero la gente sigue viviendo, se adaptan a la escasez de agua y electricidad. Por lo tanto, en la actualidad los beneficios de la propuesta de San Egidio son menos importantes que el peligro de una zona de exclusión aérea y una fuerza de interposición, lo que beneficiaría a los grupos armados y pondría a la ciudad y su gente en peligro, y a merced del Daesh y al Nusra.

 

  • ¿Porque, incluso los grupos cristianos locales, son reacios a hablar sobre las causas de su sufrimiento?

Tienes razón cuando dices que hablamos solamente del sufrimiento de los alepinos y no de las causas.

Lo hacemos por muchas razones. En primer lugar para ser escuchados por la opinión pública occidental, que está tan desinformada que las declaraciones de los políticos que dicen la verdad nunca son leídas, escuchadas o consideradas.

Por lo tanto, a partir de los sufrimientos de los sirios alepinos al menos podemos hacer llegar el mensaje de que los rebeldes armados son responsables por el sufrimiento o al menos co-responsable.

Cuántos amigos cercanos occidentales perdí al principio de los acontecimientos, porque les dije la verdad acerca de la interferencia externa! Ellos me respondieron: ustedes los árabes ven conspiraciones por todas partes!

Ahora utilizo otra táctica: no hablo más de complot o plan establecido, pero digo que lo que sucedió y está sucediendo ahora en Siria no es en absoluto espontáneo … Y ahora se acepta mi discurso. Lo importante es hacer llegar el mensaje. En segundo lugar, la gente tiene miedo por sus vidas y por lo tanto sólo hablan del sufrimiento y no de las causas y responsables de nuestras desgracias. Tienen miedo de ser asesinados. Es más fácil hablar cuando se está viviendo fuera de Siria.

 

  • ¿Qué crees de los medios de comunicación que hablan de Alepo y Siria? Porque cree que son fuentes poco fiables? ¿Por qué, por ejemplo, describen cómo a los ángeles a los llamados «cascos blancos» del Frente Al Nusra?

Los periodistas que los entrevistan, orientan siempre la entrevista hacia el plano humanitario y se niegan a que se hable de otras cosas. Y, sin embargo, tratamos de decir la verdad. En todos mis escritos, yo digo que somos bombardeados por los grupos rebeldes armados que están lanzando morteros, cohetes y cilindros de gas repletos de explosivos y clavos. Desde 2011, los sirios han entendido que lo que sucedió no fue una revolución para lograr una mayor democracia, mayor respeto de los derechos humanos y menos corrupción. Los sirios sabían, desde el principio, que la «primavera árabe», fue el nuevo nombre de «caos constructivo» de Condoleeza Rice y el «nuevo Oriente Medio» de la administración Bush y que esta «primavera» en Siria iba a desembocar en el caos y la destrucción del país o en un estado islámico. Por desgracia, las dos alternativas pueden tener éxito aún.

Para volver a los medios occidentales, ellos tienen una sola fuente de información: el Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en Londres, que se esconde bajo un nombre muy creíble, pero es un centro para la difusión de información errónea.

11174413_1071728402857285_2072154479575072928_o

  • El día de oración para Siria promovido por el Papa Francisco en septiembre 2013 fue muy importante, ayudó a evitar los bombardeos de Estados Unidos, a raíz de la falta de información sobre las armas químicas en Ghouta. ¿Qué crees que podría hacer ahora el Santo Padre? ¿Qué decirle?

Yo le diría a Papa Francesco: desde el primer día de su pontificado, los sirios lo amamos y le adoptamos. Sus diversas declaraciones, homilías y tweets, son muy populares y muy difundidos entre nosotros. Creemos que, en ellos, el Evangelio está en el centro de todo, desafiando la burocracia y la corrección política de una falsa diplomacia.

El pidió más de una vez a los cristianos de Siria y Oriente Medio no dejar la tierra de sus antepasados, para aferrarse a sus raíces, para dar sentido a su pertenencia y su presencia en Siria. Eso es exactamente lo que mi grupo y yo nos esforzamos en hacer.

Varias organizaciones católicas internacionales (y muchas organizaciones no gubernamentales, incluida la nuestra) hacen todo lo posible para aliviar el sufrimiento de los sirios y los cristianos en el plano humanitario.

Santo Padre, le imploramos que haga aún más. Las declaraciones, el alivio del sufrimiento, la incitación a permanecer en el país no impidió que la mitad de los cristianos de Alepo la abandonaran de forma permanente. Los cristianos en Siria tienen un doble temor: temor físico a los fanáticos islámicos de Daesh (ISIS) y también tienen miedo de perder su futuro y el de sus hijos, a fuerza de paciencia y esperar el final del conflicto. Si desea que la otra mitad de los cristianos permanezca, hay que parar la guerra.

Nosotros le imploramos usar su autoridad moral, su prestigio incuestionable para hacer presión sobre otros gobiernos para que dejen de armar y dar financiamiento a los grupos armados, para que actúen eficazmente contra Daesh y pongan fin al paso de terroristas a través de nuestras fronteras norte.

Porque una solución política negociada puede tener éxito, ya que la oposición debería aceptar el actual gobierno de Siria, porque no se puede negociar con alguien que exige, como condición previa, la eliminación.

Santo Padre, sólo tú puedes hacer algo para detener la destrucción de nuestro hermoso país, para detener la muerte de cientos de miles de seres humanos y permitir que los cristianos de Siria  permanezcan y regresen a su país.
Traducción al español del texto en italiano y edición: Daniela Pelussi

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Cardenal Kasper: Francisco quiere una jerarquía que escuche a los laicos.

Los franciscanos en la Expo de Milán: ¿donde están los pobres?