in

Le gustaba tocar la guitarra y ‘dar guerra’. Hoy es el ministro general OFM

¿Quién le iba a decir a un joven de Indianápolis apasionado de la guitarra que años más tarde se convertiría en el ministro general de los franciscanos?
Para responder a esto ¿por qué no dejamos que nos lo explique él mismo?

P. MICHAEL ANTHONY PERRY
Ministro general, Orden Hermanos Menores
«Trabajaba construyendo casas para ganar dinero. Le dije a mi jefe, católico, que quería irme a construir casas para los pobres durante un mes. Él me dijo. ‘Ok. Te seguiré pagando igual tu salario’. Me pagó, fui y conocí a los franciscanos. Vi su trabajo y me enamoré de lo que hacían por los pobres”.
Quería estudiar Derecho pero al final se decidió por la vida religiosa y en mayo de 2013 fue elegido ministro general de los franciscanos.
P. MICHAEL ANTHONY PERRY
Ministro general, Orden Hermanos Menores
«No es un ascenso, es un descenso, no es conseguir una posición e incluso espero que sea un descenso. Esto no es para asumir poder o autoridad. Es descender hasta el último puesto”.
Para dirigir, dice, hay que ser libre. Y para explicarlo recurre a un ejemplo muy conocido: el del Papa Francisco.
P. MICHAEL ANTHONY PERRY
Ministro general, Orden Hermanos Menores
«Estuve con él tres veces. Y en cada una de ellas vi a un hombre que no necesita ser Papa para tener autoridad, que no la quiere. Es un hombre absolutamente libre. Y ser libre lo hace capaz de revolucionar nuestro pensamiento. ¿Quiénes somos, a dónde vamos? Y no sólo como católicos sino como cristianos, musulmanes, como seres humanos”.
Michael Perry es el responsable de la comunidad religiosa fundada por San Francisco de Asís hace más de 800 años.
En la actualidad forman parte más de 13.500 religiosos en todo el mundo aunque la espiritualidad de San Francisco ha inspirado a decenas de movimientos laicos y congregaciones religiosas.

Via: Roma Reports

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

El hábito franciscano

«Mientras haya un solo cristiano en Libia, yo no me iré». Un franciscano en Tripoli