in

Las ultimas noticias desde Tierra Santa

Desde Betfagé al Calvario, de la gloria a la Cruz, del Domingo de Ramos al Viernes Santo. Cada año Jerusalén revive los últimos días de la vida terrenal de Jesús en las horas y en los lugares en los que todo sucedió.

La misa del Domingo de Ramos, con la procesión entorno a la Edícula que conserva la tumba vacía de cristo, abre los ritos pascuales. Que prosigue con la gran procesión del Monte de los Olivos hasta la Ciudad Vieja, recordando la entrada solemne en Jerusalén. En los primeros días de la Semana, el Canto de la Pasión resuena en diversos santuarios y la devoción popular se manifiesta a través de gestos como la veneración de la columna de la flagelación. También en la Basílica del Santo Sepulcro asistimos a la Misa Pontifical, con el lavatorio de pies y bendición de los óleos sagrados, que el Patriarca Latino de Jerusalén preside en la mañana del Jueves Santo. En la misa jornada, los franciscanos se dirigen en peregrinación al Cenáculo y, por la noche, se recuerda la agonía de Jesús en Getsemaní con la Hora Santa, que prosigue en procesión hacia el santuario de Gallicantu, para recordar aquella noche de Pasión. El Viernes Santo, las calles de la Ciudad Vieja son invadidas por los peregrinos que, a través de la Vía Dolorosa, recorren el camino de la Cruz de Cristo. Cuya muerte se recuerda, el Viernes por la noche, a través de una procesión llamada el “Funeral” de Cristo, a la espera del Sábado de Resurrección.

Es así que recorremos la Semana Santa 2015 a través de imágenes, sonidos, testimonios y sensaciones de quien vive o ha decidido pasar como peregrino por la Ciudad Santa la Semana que es el corazón de la fe cristiana.

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Carta del Papa Francisco contra la pena de muerte

El proyecto social de los franciscanos en Arantzazu