in

Las Siete Palabras de Jesús en la actualidad…

Via FI

Recuerdo vívidamente la primera vez que estuve junto al lecho de muerte de alguien a quien yo conocía, el abuelo de una de nuestras estudiantes. Su hija me encontró en el corredor del pequeño hospital rural en Australia y me invitó a orar con la familia mientras esperaban su deceso. Tuvo una muerte muy pacífica luego de estar pendiente por días esperando la llegada de su hijo menor del extranjero. Más tarde, en voz muy emocionada, el hijo habló de la alegría de su padre al verlo entrar en la pieza, y luego, con lágrimas en los ojos, contó las últimas palabras que su padre le dijo.

En la tradición cristiana, hay una historia de recordación de las últimas ‘Siete Palabras de Jesús’ durante la Cuaresma.  En estas palabras, o más precisamente frases, alcanzamos a tener un fuerte sentido de Jesús hombre, que abraza la parte final de su vida con amor, con un espíritu de perdón y miedo. El patetismo de Jesús exclamando: ‘Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?’ se ha repetido por siglos. FI ha preparado un folleto sobre la Cuaresma para ser usado como oración y reflexión sobre  las ‘Siete Palabras’, tanto individualmente como en grupos. Cada frase va seguida de un ejemplo de nuestro ministerio. Esto nos ayuda a conectar el tiempo de Jesús con el sufrimiento y la injusticia sistémica que aún es parte de la condición humana de hoy. Oremos por que la reflexión sobre las últimas ‘Siete Palabras’ de Jesús en esta Cuaresma nos haga profundizar en el amor abnegado y en el profundo misterio que es el evento de la Pascua de Resurrección.

Hna. Denise Boyle fmdm
Directora ejecutiva de FI

Descarga tu copia del folleto de FI ‘Las siete palabras de Jesús’ para oración y reflexión durante la Cuaresma.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Palabras del ministro general OFM sobre el Miércoles de Ceniza.

Madre Dolores, del convento de clausura a la alfombra roja de los Oscar