in ,

La revista San Francisco desembarca en China

China, ese país lejano pero que está conquistando el mundo… De un gran crecimiento economico, con sus altos y bajos. Un pais con cerca de 1,2 billiones de habitantes que repesentan un bonito trozo de la población mundial. Un país en el cual contradicción y disparidad, se alternan continuamente.

Nos acoge un cielo gris, la niebla cubre como una capa una capital llena de luces similar a las deTimes Square. Fuera de nuestro alojamiento nos encontramos con la primer vision general del pais: una barriada pobre se situa justo al lado de uno de los hoteles mas lujosos de Pekin. Desde aqui un millar de personas entran y salen indiferentes de lo que acontece a pocos metros de ellos. Inmersos en una riqueza que aturde y ciega frente a una pobreza que encoje el corazon. Dos realidades opuestas, separada por una simple calle.

Llegamos al lugar que custodia la memoria del jesuita Matteo Ricci (1552-1610), una gran iglesia católica en la cual esta representado, con el abito tradicional chino, un templo dedicado a celebrar la gran capacidad que este religioso tuvo para tejer un verdadero dialogo entre China y Europa, llevando con él los grandes descubrimientos del renacimiento, pero sobretodo el testimonio y la evangelización. Esta figura nos lleva al primer anuncio cristiano en China, a Xi’an, precisamente en las cercanias de la torre donde, en 631 d.C, los discipulos de Nestorio hicieron el primer anuncio del nombre de Jesús. Y es en este lugar que se encuentra nuestra comunidad franciscana. Pensando en la evangelización de China muchos no saben que antes de Matteo Ricci, un franciscano alcanzó este gran continente, Fray Giovanni da Pian del Carpine en 1246, que llevó con el 26 cartas en nombre del Papa Inocencio IV.

Una mision para fijar las buenas relaciones diplomaticas y anunciar, con el estilo de Francisco de Asis, la buena noticia. Una evangelización que en clave franciscana se intensificará con el Papa Nicolas IV, el primer Papa franciscano.

Y hoy en espera del papa Bergoglio las dos calles, la del franciscao Giovani del Carpine y la del jesuita Matteo Ricci encuentran una profecía en este papa que encarna el ser jesuita y el ser franciscano.

Pero en Xi’an, una de las ciudades más importantes de China, nos sucede el encuentro más sugerente: el testimonio del señor Wang Giuseppe, quien se convirtió del Budismo al Cristianismo, a traves de la escucha del relato de la historia de la Iglesia y el testimonio simple y alegre de nuestros hermanos. China cuenta con cerca de 12 millones de cristianos catolicos, muchos de los cuales han hecho su mismo camino. Xi’an es tambien el famoso lugar donde se custodia el famoso ejercito de Terracotta.

Nuestra peregrinación en este inmenso país, nos lleva a la provincia de He Bei, precisamente a Shijiazhuang. Ahi encontramos una notable vitalidad editorial, la casa de edición católica mas grande, “Fede”. Un centro que, aparte de ser una realidad que reproduce cerca de 3 miliones de copias, entre libros, revistas y diarios catolicos al año, hace el bien a otros 100.000 pobres a traves de un centro de Caritas.

Aqui está, además, el seminario mayor con 140 jovenes chinos que se preparan para convertirse en misioneros y gracias a ellos hemos conseguido editar la primera edición en chino de nuestra revista.

[et_bloom_inline optin_id=optin_1]

edd80aedd37d02fd2efd03bf0b62b73cEmpezaremos con una entrega trimestral de 5000 revistas para dar a conocer siempre más la figura de Francisco. Los escritores son dos hermanos chinos y dos historiadores franciscanos los cuales afrontan los temas de actualidad ligandolos siempre al carisma de San Francisco, sus escritos y las iniciativas del franciscanismo en China. El primer número incluíra una entrevista al Cardenal Parolin. La revista saldrá cada 4 meses. En la tapa del primer numero se representa al Papa Francisco delante de la iglesia dedicada a Matteo Rici. Y, gracias a Dios, no falta ningun gran empresario dispuesto a sostener esta nueva actividad editorial.

El secretario general del Obispo de Pekin, fray Matteo Zhen, nos confiaba: “Los catolicos chinos, pero no solo ellos, quieren y desean conocer más en profundidad la figura del Santo de Asís”.

Nos decia el fundador de la imprenta catolica “Fede”, nacida en 1995, que los jovenes chinos, con el avance y el desarollo economico, a diferencia del Occidente, sienten mayormente el deseo de afrontar la vida dotandola de sentido, de significado y de fé.

Desde el establishment nos han dejado entender que han aflojado, desde no hace mucho tiempo, la presion sobre los cristianos, porque, se han dado cuenta, sin una fe fuerte hay mayor riesgo de suicidios y esta es una de las principales causas de muerte en China.

Hemos aprendido que a los catolicos chinos les gusta ser evangelizados a traves del testimonio de la propia vida. Es por la historia de la vida de la iglesia, de la vida de los primeros cristianos, que se han dejado conquistar por la persona de Jesús convirtiendose a Jesús desde el Budismo u otras experiencias religiosas.

“El dialogo con China está en una fase positiva, pero es un camino aun no concluido”, nos ha dicho en la entrevista publicada en la revista, el Cardenal Pietro Parolin explicando que “numerosas han sido las aperturas por parte de la Santa Sede y de China para resolver los problemas de la presencia de la Iglesia Catolica”. Pero como ha subrayado “las perspectivas son prometedoras y esperamos que florezcan y den un buen fruto, por el bien propio de China y de todo el mundo”. Las palabras de Parolin parecen casi una “profecía” a la luz de la apertura entre la Santa Sede y China.

Enzo Fortunato
Director de la revista

 

Traducido del original italiano por Sylvia Montesinos Jimenez

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

El Movimiento Católico por el Clima prepara la Semana Laudato Si

Cristianos de Alepo piden que se ofrezcan misas por la paz en Siria