in , , ,

La prueba de obediencia de San Francisco a la Iglesia.

por Maurizio Troccoli

La relación entre Francisco y su obispo es la respuesta a una intensa pregunta en el franciscanismo: la obediencia franciscana a la Santa Iglesia Romana, a toda costa. Incluso si rechazada, no aceptada o considerada hereje. En resumen, la obediencia a toda costa ha sido estudiada y analizada durante mucho tiempo. Y, aunque la relación particular entre el obispo del primer período de la conversión de Francisco y el hombre pobre de Asís se conocía desde hace mucho tiempo, hoy un pequeño símbolo sella la verdad histórica. Que es mucho más que un signo de amistad y empatía. Es en cambio, el símbolo de la obediencia franciscana, del servicio a la Iglesia de Roma, que los franciscanos continúan reivindicando en la relación particular que siempre ha existido, y que ahora existe más, entre la orden y el Papa.

Los trozos de la capa San Francisco llevó trozos de la capa del obispo Guido sobre su hábito penitencial: esta es la deducción a la que llegó, después de largas investigaciones científicas y estudios de materiales, la restauradora sienesa Maria Giorgi, que en los últimos días realizó varias conferencias sobre el tema, una en Londres y otra en Siena.

La conferencia anual de la Sociedad para el Estudio del Tejido y el Traje Medieval se celebró en Londres en el Salón de la Iglesia de San Esteban ( http://medats.org.uk)./), Medieval Dress and Textiles Society, titulado ‘Telas de lana, ropa y cultura’. Entre las intervenciones estuvo precisamente la de Giorgi: «La primera capucha de San Francisco de Asís y la capa del obispo Guido». El trabajo recibido con gran entusiasmo en la conferencia de Londres, ilustra los estudios sobre los materiales encontrados en 2007, incluidos algunos fragmentos encontrados en una caja y otros envueltos en un rollo, rotulados ‘Sacro Pallium, capa Obispo Guido’. Los resultados comparados con el primer hábito penitencial de San Francisco después de numerosos análisis científicos y técnicos, confirmaron la compatibilidad de las fibras encontradas en la primera prenda con los fragmentos textiles descubiertos en 2007.

La otra presentación se llevó a cabo el pasado 23 de mayo en la Biblioteca Municipal de los ‘Intronati’ en Siena. Después de la etapa sienesa, la investigación también se presentará en el congreso: ‘Primeras fibras textiles, desde la prehistoria hasta el 1600’ en la Universidad de Glasgow, del 6 al 8 de junio.

La primera ilustración del procedimiento que condujo a la hipótesis, confirmada por los estudios, de que San Francisco llevó trozos del manto del obispo Guido sobre su primer hábito penitencial, fue presentada por Giorgi el 14 de mayo de 2017 durante la semana de eventos para la inauguración del Santuario del Despojo de Asís.

Maria Giorgi junto al sayal de Francisco

Obediencia e historia El obispo Guido es el de la conocida historia de la restitución de los bienes por parte de Francisco, a su padre Pietro di Bernardone, despojándose en público. Las reconstrucciones históricas nos permiten imaginar una relación entre el penitente Francisco y el obispo de Asís, que va más allá de la relación formal entre el jefe oficial de la Iglesia de Asís y el religioso. Parece que Guido sea una de las piedras angulares del principio franciscano de la obediencia. A pesar de las acusaciones de «herejía» contra los primeros núcleos de los frailes, Francisco quiso y exigió precisamente a sus amigos que nunca se alejaran de la obediencia y el servicio a la Iglesia Romana.

Obediencia de todas formas y a toda costa. Incluso entre los primeros frailes hubo quienes invitaron a evaluar la opción de un camino religioso autónomo, fuera de la Iglesia. Pero Francisco debía edificar una nueva iglesia desde dentro y no de otra manera. Era la misión que le fuera encomendada por el crucifijo de San Damiano: «Ve y repara mi casa».

El obispo Guido «estuvo involucrado en los primeros eventos de la experiencia religiosa de Francisco de Asís -es lo que reporta la enciclopedia Treccani -. El único episodio en la vida de Francisco que ciertamente coincide dentro del período del pontificado de Guido es la renuncia a los bienes paternos. En enero o febrero de 1206, Pietro di Bernardone llevó a su hijo a lo del obispo (la única autoridad que reconoció Francisco) para recuperar sus bienes. Refleja bien la preparación canónica de Guido, el consejo que le dio a Francisco de renunciar a sus bienes paternos para no dedicar esos dineros a fines religiosos, que su padre, un comerciante, había ganado ilícitamente.

Cuando Francisco se despojó delante de todos como un signo de renuncia a la herencia, Guido lo abrazó y lo cubrió con su propio hábito. Después de ese episodio, en contra de la hostilidad general del entorno de la ciudad hacia Francisco, le concedió el favor y la protección, a menudo reuniéndose con él y aconsejándolo.

Las fuentes hagiográficas, todas concordaron en definir a Guido como un hombre sabio y piadoso, parecen sugerir que desarrolló una percepción cada vez más profunda de la novedad espiritual de la experiencia de Francisco. Esto, por su parte, reveló que precisamente la relación privilegiada establecida con Guido le inculcó el respeto por la autoridad eclesiástica. Cuando Francisco en la primavera de 1209 ó 1210 decidió presentarse ante Inocencio III para presentarle su nueva forma de vida, Guido que estaba en Roma, le ofreció su ayuda para ingresar a la Curia, en donde gozaba de notables apoyos, quien le procuró la mediación del cardenal Juan de San Pablo, y este le presentó a los penitentes de Asís, al pontífice.

Traducido para pazybien.es por Marta Furlan. Originalmente publicado en italiano en Umbria 24

Comentarios

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Fray Trovarelli: “Los ideales de San Francisco cautivan aún a muchos jóvenes”

Un bar franciscano para hablar de Dios entre cervezas.