in , , ,

La opción ecológica de los capuchinos: una lectura desde la ratio formationis

Macro of raindrop. Nature and ecology composition.

“La JPIC el ADN de nuestra espiritualidad franciscana”

Introducción

En el año 2019, fray Roberto Genuin, Ministro General OFMCap, aprobó y promulgó la nueva Ratio Formationis con el fin de actualizar el direccionamiento de la formación inicial y permanente de los Hermanos Menores Capuchinos para afrontar los nuevos escenarios que el mundo está presentando y vivenciando.  Dentro de estos retos está la dimensión ecológica o del cuidado de la creación, sabemos de sobra las amenazas que se ciernen sobre la supervivencia humana por los efectos del cambio climático y el modelo económico no amigable con la tierra que sobre explota sus recursos a tal punto que no permite su renovación.

Los Capuchinos queremos capacitarnos/empoderarnos evangélicamente basados en el legado carismático de San Francisco de Asís, patrono de la ecología y cambiar la cultura del descarte por la cultura de la vida, de la inclusión, donde se le dé la importancia al ser humano y a la creación desde la óptica de la fraternidad universal.

 Nuestra vocación

La Ratio Formationis nos pone de manifiesto que la vocación del capuchino está basada en el amor del Creador para vivir con responsabilidad nuestra opción religiosa, a vivir con responsabilidad el regalo de la vida, para construirnos desde la libertad que nos prodiga nuestro Padre Bueno (I.1. El sentido).  Lo anterior comprende la singularidad de cada fraile para construirse y construir, así como cada criatura es única, bella, necesaria, interdependiente, diciente y portadora de dinamicidad.  Nuestra vocación se plenifica en la singularidad de cada hermano según los dones que el Creador ha derramado en su ser, la aceptación de la “multiforme variedad” de culturas que fecunda una verdadera alteridad que finalmente florece en la tan anhelada fraternidad (I.3. Llevar el Evangelio al corazón de cada cultura).

La actual identidad franciscano capuchina

 Para afrontar los desafíos de las cambiantes estructuras económicas, sociales, políticas, antropológicas, comunicativas, espirituales entre otras, es necesario, definir la identidad franciscano capuchina del hermano que se encuentra en la formación inicial y la formación permanente (I.1. Los nuevos contextos socio-culturales y eclesiales).

Dentro de las muchas recomendaciones o características que la Ratio Formationis modela para los capuchinos en la actualidad está “el cuidado y la celebración de la creación”.  El perfil ecológico del capuchino contemporáneo está dentro del marco referencial del carisma del Poverello que finalmente encuentra su hondura en la vida evangélica, es decir, vivir según la forma del santo Evangelio (I.2. Nuestra identidad franciscano-capuchina hoy).

Para vivir según la forma del santo Evangelio es indispensable un genuino y radical seguimiento de Jesucristo tal como lo hizo San Francisco de Asís para adentrarnos en un nuevo escenario relacional en sus cuatro niveles: consigo mismo, con Dios, con los demás y con la creación, es decir, una verdadera “cultura del encuentro”.  Entrando en esta nueva dimensión relacional, alejamos toda cultura del descarte porque nuestro proyecto de vida contempla todo lo que nos rodea con los ojos del Espíritu, es decir, desde la misericordia, desde el encuentro con el semejante, con el hermano, con nuestra hermana la madre tierra, para que finalmente se configure una nueva relación cósmica y existencial (Glosario).

Los pozos de agua viva para unas nuevas relaciones.

 Desde el carisma franciscano son tres los pozos o libros donde podemos beber o extraer la belleza y el mensaje del Creador para adquirir unas nuevas relaciones integrales desde la madurez cristiana y son los siguientes: la Sagrada Escritura, la creación y nuestro Señor Jesucristo.  En el primero encontramos el caminar de Dios con su pueblo a través de la historia de la humanidad, la historia de la salvación.  En el segundo encontramos por medio de la contemplación las huellas de Dios en la variedad de formas y colores del paisaje cósmico.  El tercer pozo o libro es el mismo nuestro Señor Jesucristo que nos mostró el amor del Padre Bueno, amor que hace arder nuestros corazones para volver a encontrarnos con los hermanos y con la creación desde unas relaciones redimidas, un cambio de actitudes, un nuevo proyecto de vida desde el Crucificado y el Resucitado. (Glosario).

Nuestro actuar transformante en el mundo

La contemplación junto con el enriquecimiento intelectual (filosofía, teología y otras ciencias) nos permiten asumir unas acciones concretas y necesarias para la sociedad que está dentro la misionalidad de los capuchinos para que todo aquello que nos ha regalado el Creador sea cuidado para disfrute de las próximas generaciones, esto implica escuchar la voz o los gritos de auxilio de los pobres y de la creación (L. Boff).  Atender las necesidades y las búsquedas de los descartados nos compromete a entrar sin temores y prejuicios en los ámbitos de la búsqueda de los valores evangélicos de la justicia y la paz y así construir el modelo ancestral del “buen vivir” por medio de la formación ecológica, el cooperativismo, practicas sostenibles, la incidencia política, la soberanía alimentaria, la denuncia y el consuelo profético.  El trípode de la misión capuchina se fundamenta en la justicia, la paz y el cuidado de la creación y esto nos obliga a salir si es necesario de nuestras murallas mentales, existenciales, jurídicas, conventuales, eclesiales y hasta carismáticas para ir aprisa el encuentro de la vida y de la Vida (I.Dimensión carismática. El don de ser hermano menor).

Conclusión

La Ratio Formationis tiene un alto valor carismático que enriquece la formación inicial y permanente de los capuchinos.  Es un texto que tiene en cuenta la dimensión creacional y la búsqueda de los valores del Reino en beneficio del fortalecimiento del seguimiento de Jesucristo al estilo de San Francisco de Asís.  Es un compendio de instrucciones vitales que ordena, fortalece y vitaliza el itinerario de formación.  Son recomendaciones formativas que están en línea con el Magisterio de la Iglesia, especialmente con la encíclica Laudato Si.  Es un documento que se preocupa por los hermanos formandos y los hermanos de votos perpetuos para que acojan con alegría evangélica en sus proyectos de vida personal, comunitario y social el aprecio y la concreción de la justicia, la paz y el cuidado de la creación.  

La formación que se deriva de la Ratio Formationis nos invita tomar una posición comprometida, responsable y agradecida con las comisiones de Justicia, Paz e integridad de la Creación (JPIC) para promover acciones concretas en cada circunscripción de acuerdo a las necesidades que se presenten en las presencias capuchinas de cada sitio geográfico donde estemos vivenciando el carisma franciscano capuchino.

Es un proyecto formativo que tiene mucho para aportar desde el ámbito ecológico a la constitución de las fraternidades internaciones que se van a erigir en el trapecio amazónico (Leticia/Colombia y Benjamin Constant/Brasil) para que en conjunto con la Doctrina Social de la Iglesia y de forma especial con el Magisterio creacional del papa Francisco (Encíclica Laudato Si y la Exhotación Apostólica Postsinodal Querida Amazonía) se fusionen para cuidar el bioma amazónico y las comunidades indígenas y afrodescendientes.

Paz y bien hermanos.

                                                                        Fray Manuel Alfonso Vargas Reales OFMCap

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Athenas lanza “Todo es Tuyo DELUXE” en colaboración con 15 cantantes católicos

Escuelas franciscanas lanzan disco en honor a San Francisco