in , ,

GenialGenial Me encantaMe encanta

La medicina de los franciscanos.

Francesco dal Bosco y Cesare Magati: los frailes enfermeros.

A pesar de no haber sido la medicina una de las principales ocupaciones de los religiosos, muchos frailes estudiaron y practicaron el arte de curar con provecho. 

En Italia, por ejemplo, las diversas familias franciscanas crearon grandes farmacias y enfermerías conventuales, dotadas con bibliotecas especializadas en libros de medicina y cirugía. 

Muy interesantes también son los informes de los padres franciscanos médicos y misioneros en Filipinas, China y Japón sobre la medicina china y japonesa. De hecho, parece que hubieran integrado y armonizado perfectamente los conocimientos médicos adquiridos antes en Occidente con los de la tradición médica oriental. Siempre al servicio de los que sufren, los frailes añadieron al trabajo de evangelización la asistencia a los enfermos y, al parecer, a ellos se debe, entre el 1601 y 1613, incluso la fundación de los hospitales de Kioto, Nagasaki, Osaka, Suruga y Asakusa.

Sin perderse en una larga e impersonal lista de nombres, aquí sólo deseamos recordar el ejemplo de dos frailes capuchinos que se interesaron por la práctica médica y escribieron al respecto.

El primero, Francesco dal Bosco, conocido como il Castagnaro, nació en el distrito de Valdobbiadene en 1564 y el 21 de octubre de 1588 ingresó en la Orden de los Frailes Menores Capuchinos. 

El apodo de Castagnaro se remonta al hecho de que él, antes de entrar en la Orden, había aprendido el arte de «arreglar barriles de madera de castaño». 

Dada la falta de una sólida educación cultural, Francesco siguió siendo, a pesar de sus muchas y alabadas actividades, un hermano laico.

El padre Francesco Pizzetta, de Venecia, en su Informe sobre las vidas ejemplares de muchos padres Capuchinos, así recuerda a Fra Francesco: «En nuestro lugar de Venecia, en el año 1640 murió, en el mes de marzo, con el dolor universal de toda la Provincia por la pérdida de un tal fraile en cuanto a la bondad de la vida, como a la ciencia y la práctica de la enfermería».

Como se mencionó anteriormente, al no tener educación universitaria, al principio se desempeñó en el cultivo de la huerta y como cocinero, según se habituaba en ese tiempo. Más tarde se convirtió, probablemente impulsado por sus superiores, dada su caridad y disposición para cuidar a los enfermos, en boticario y auxiliar de enfermería. 

Su nombre está vinculado a La práctica del Enfermero, una pequeña obra que recibió cierto éxito del público después de su muerte y tuvo varias ediciones. El título completo del pequeño tratado, una especie de vademécum para el uso de los frailes de enfermería, es La práctica de la enfermería por Fra Francesco dal Bosco di Valdobbiadene, llamado il Castagnaro, Capuchino Menor, con el cual se forman, con una observación basada en el uso de muchos años, el asistente y la enfermera caritativa, para conocer bien y, en casos repentinos, aplicar los remedios proporcionados a los males de su enfermo.

En el trabajo, dividido en seis partes, se dan nociones elementales de fisiopatología sobre la base de la teoría humoral hipocrática-galénica en el momento en boga, se enseña el examen del pulso y la orina, se informan los días críticos, se explica el modo correcto para aplicar ventosas y sanguijuelas; la sexta parte en particular es una especie de pequeño tratado sobre farmacología.

Pasando ahora de lo que podría llamarse «medicina popular» a la de los «eruditos», uno no puede dejar de mencionar el nombre de Cesare Magati (1577-1647), uno de los más grandes hombres de ciencia que eligió seguir el camino indicado por Francisco de Asís 

Magati, quien se unió a los Capuchinos en 1618 a la edad de 41 años, fue más tarde conocido con el nombre religioso de Liberato da Scandiano. Después de estudiar medicina en Padua y Bolonia, donde obtuvo un título en medicina y filosofía, se mudó a Roma, donde aumentó sus conocimientos quirúrgicos trabajando en el hospital de S. Maria della Consolazione. Fue en este lugar donde se dio cuenta, como él mismo recuerda en el prefacio de su trabajo más famoso, De rara medicamentose vulnerum, de un nuevo método para el cuidado de las heridas.

En esencia, la diferencia entre el método tradicional y el que Magati ve en Roma y luego estudia y personaliza, justificando los resultados a través de una meticulosa revisión de las fuentes clásicas de medicina, consistía en la diversa frecuencia de las medicaciones.

De hecho, había notado agudamente cómo las heridas cubiertas y medicadas a menudo y en profundidad, como la tradición lo decía, sanaban más lentamente que las descubiertas, dependiendo del caso, dos o tres días después. 

Para Magati, hijo espiritual de Hipócrates y de Francisco, el principal mérito de la curación radica no solo en el trabajo del médico sino también en la perfección intrínseca y divina de los mecanismos naturales. El secreto para el cuidado efectivo de las heridas, por lo tanto, consiste en ayudar a la naturaleza lo mejor posible.

Paolo Capitanucci en Sanfrancescopatronoditalia.it Traducción para pazybien.es de Marta Furlan

Comentarios

Leave a Reply
  1. hace falta escribir la historia de la enfermería argentina. La disponible comienza en el siglo pasado. Deja, por lo tanto, afuera toda la etapa previa a la llegada de los europeos, la atención de los enfermos por parte de las distintas órdenes religiosas y los primitivos núcleos de población reunidos alrededor de los fortines. He recibido bibliografía de la biblioteca de la universidad católica y publicaciones dispersas de otras fuentes-. ¿Me ayudarían ustedes con bibliografía? Entiendo que las órdenes religiosas enviaban abundante correspondencia sobre su labor, y el cuidado que prestaban a los enfermos seguramente fue relevante. Gracias por su colaboración. ana richter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Muere fray Antonio Puigjané, el fraile que «tomó» un cuartel militar.

Minoridad y fascinación.