in ,

LA MATANZA EN NZAKOUN RELATADA POR UN CAPUCHINO

Quien no ha escapado – le han matado
Hay idea
La ciudad Ngaoundaye, son las cinco de madrugada, 8 de febrero, me he despertado pronto y he ido a nuestra misión, al centro de la ciudad. En los últimos días, casi no dormimos porel peligro que tenemos en nuestro región.
Hemos alquilado un moto (pusimos nuestra gasolina) y vamos. Son las ocho y media. Por el camino hemos visto un puente destruído y un grupo “anti – balaka” que se acerca a nosotros. La gente que encontramos por el camino,al verla moto escapan rápidamente a la selva. Pero somos nosotros – 2 religiosos, misioneros, vestidos con hábitos blancos. Podéis imaginar elpánico que tiene la gente que solo oír el ruido dela moto o del coche, escapan.
Después de 40 minutos llegamos al pueblo Nzakoun. Las personas que nos han visto al principio se han estado inseguras, pero con el tiempo nos reconocen y empezamos.
Ha durado sólo una hora…
0053 de febrero por la noche (más o menos a medianoche), 16 coches y 15 motos con armamento del grupo de la Seleka han llegado a Nzakoun. Entrando empiezan disparar al aire. Las personas están en sus casas, es lahora de dormir. Quien lo oye escapa a la selva. Hay un gran pánico. A quien no ha tenido tiempo de escapar … lo han matado sin piedad. Los de Seleca han entrado en cada casa y si han visto a alguien han empezado a disparar, han matado “a sangre fría”, sin ningún motivo.
4 de febrero de 2014: han matado a 22 personas. Entre las01:00 y 02:00 de la noche han sido asesinadas por la Seleka8 hombres, 14 mujeres (incluyendo 5 niños y 4 niñas). Hoy he visto tres de las casas donde las mataron. En la primera,a  tres  personas, en la segunda a cinco y en la tercera, a seis.Entro y… ‘qué veo? En suelo hay casquillos del cartucho de las balas (tengo 8). Las balas están en los cuerpos de los muertos. Los casquillos posiblemente han quedado allí, esperándome, para que los traiga y los enseñe al mundo. Quizá digan a la gente algo aunque ellos no hablen nada. En las casas todavía queda el hedor de la sangre que está  en el suelo, piedras y paredes de la casa. Además, la ropa dispersada y muchas moscas que aprovechan la situación. Tambien ha desparecido una mujer anciana; de momento, aún no han podido encontrarla. Posiblemente ha huido a un sitio tranquilo y allí ha quedado para siempre muriendo.
25 casas quemadas
Después vamos más allá. La gente que nos guía nos enseña las casas quemadas –25 casas con todo lo que había-. En estas casas guardaronmotos, bicicletas, dinero y todo que tenía valor. Algunas motos, bicicletas, ollas, camas – todo lo que no se podía quemar-, ha quedado. Ardieron 14 motos, 5 bicicletas. Hemos visto también lugares donde Seleka quemó documentos, diplomas, actas de Bautismo, cartas de la gente… Todo lo que identificaba a las personas.
La olla que describe el número de enterrados…
A los que mató Seleka, la gente los enterró en distintos lugares, sólo echando la tierra a sus cuerpos. Hemos visto dos “tumbas”, una es de 4 personas y otra es la del director del colegio, cerca del Centro donde tarabajaba. En la tumbas pusieron las ollas, tantas cuantas personas muertas hay. Caminando cerca de las tumbas hemos notado el hedor, seguramente de los cuerpos.
Seleka se quedó hasta el miércoles, 5 de febrero. Durante estas horas el pueblo, que cuenta con 3.500 personas, estuvo vacío.Todos huyeron a la selva salvando sus vidas. Seleka robó, quemó casas, entró a cada casa para robar todo lo que dejaron lasfamilias de este pueblo. Cabras, gallinas, ropa,…todo.
‘Por que no os habéis comunicado con nosotros?
He hecho está pregunta a los que viven en este pueblo. Me han contestado: “nos lo cogieron todo, en nuestros telefonos faltan baterías buenas, cundió el pánico, el miedo y, sobre todo, no teníamos a nadie que nos defendiera. Y ésta es una respuesta para todos que tienen dudas sobre nuestra presencia aquí, en estos sitios.
La carta de Seleka – el martes 4 de febrero
El martes, uno de los generales de Seleka escribió una carta (tengo fotos de estas cartas) a nuestra gente que defiende la ciudad. Escribió que querría pasar por nuestra ciudad guiando a Czad. Nos aseguró que no dispararía y que su viaje sería tranquilo. Resultó que después de su viaje en Ngaoundaye aparecieron quemada6 casas.
Que necesiis ahora?
No tenemos medicinas; quemaron nuestra Farmacja y todo lo que había. Nuestras mujeres dan a luz en los campos y esto es también peligroso. También quemaron nuestras casas y  queremos reconstruirlas antes de la estación lluviosa (en mayo). Nos robaron la ropa y muchos de nosotros perdimos los medios de transporte: motos, bicicletas, agregador y el balafón de nuestra iglesia. Necesitamos comida porque nos han robado nuestra cosecha.
3 comunidades juntas
En nuestro pueblo tenemos 3 comunidades que viven en diálogo: la Iglesia Católica, la Iglesia de los Hermanos y La Comunidad de Dios. Nunca tuvimos conflicto; vivimos juntos como hermanos.
Queréis añadir algo?
Dentro de un momento uno de los del pueblo contesta: Gracias por vuestra venida, nadie todavía nos ha visitado ni nadie no nos ha preguntado cómo nos sentimos, no tenemos ninguna seguridad ni protección. Éste es un gesto importante para nosotros. Muchas gracias.
Después yo añado algunas frases: si no hay ejército, no hay nadie para defendernos. Tenemos que organizarnos solos y hacer algo para que la gente desamparada no muera. Recordad informarnos de lo que pasa en vuestro pueblo. Si no tenéis teléfonos ni motos, enviad a alguien para que  nos informe si pasa algo peligroso.
No os sentéis en las casas a pensar,  sino haced algo. Las casas esperan para ser reconstruídas; también vuestro consultorio médico.  Y las familias… ¡no os olvidéis de ellos!Hemos que estar juntos en el tiempo de tristeza y sufrimiento. Nuestra vida sigueadelante,  hay que trabajar.

Si usted quiere ayudar, escribir al Promotor de la Solidaridad
Mas información de las misiones capuchinas en el BICI de de este mes, en nuestro KIOSKO

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Nuevo dispensario franciscano en Ceuta

Material para una cuaresma franciscana.