in , ,

La iglesia de Safita (Siria) ayuda a más de 17.000 refugiados huidos de Homs

Muchas familias se ven obligadas a huir de Pakistán por sus duras leyes / CristoJuvenil

RefugiadosIrak_European_Commission_DG_ECHO_CC_BY-ND_2_0

Tras la huida de gran parte de la población de Homs hacia la zona costera de Siria en  2012, los cristianos de esta zona decidieron acoger a estas personas. Hoy, cuatro años después, la iglesia al frente del pastor Boutros presta ayuda a 3.500 familias, es decir, unas 17.500 personas.

Está situación ha traído diversos cambios entre la población de esta zona, pero también “ha cambiado su iglesia”, ha asegurado el padre Boutros, quien también ha relatado que “todo empezó como en la iglesia primitiva. Comenzamos a visitar a las familias en sus casas. Creamos un grupo de una mujer, un médico y un maestro de escuela dominical. Durante las visitas, las hermanas pudieron atender a las mujeres y el profesor de escuela dominical a los niños“.

Y ha agregado que: “siempre les decíamos que les estábamos ayudando por lo que Jesús había hecho en nosotros”, según informa Puertas Abiertas.

 Además, el padre Boutros insiste en que “la guerra ha transformado a la iglesia. Comprendemos como cuerpo de Cristo que tenemos que salir de las cuatro paredes de nuestra iglesia. También enfatizamos el hecho de que la Biblia nos dice que Dios quiere que tengamos misericordia. Así que no es suficiente quedarnos en nuestras iglesias, orar y cumplir con nuestros programas y tradiciones; debemos salir, conocer gente y debemos salir en el nombre de Jesús a hacer milagros”.

Después de los primeros meses de acogida, el número de familias crecía rápidamente, hasta el punto en que Boutros y su equipo dudaron en seguir hacia delante con esta iniciativa. “El Señor nos confirmó que Él, el Señor de los cielos, nos daría las fuerzas para continuar con Su obra”, asevera el pastor. Sin embargo, y gracias a que Boutros se unió a Puertas Abiertas y a otras organizaciones que brindaron ayuda al ministerio, han logrado “un impulso muy grande para poder ayudar a muchas familias más”.

El pastor ha explicado algunos ejemplos de ese cambio. “El templo está abierto para todo tipo de actividades, no solo para los cultos. Lo que también ha cambiado es que el trabajo no recae solamente en el pastor, sino que cuentan con equipos. Cada familia, cada miembro, está involucrado en cuidar a otras familias”, ha concluido el padre Boutros.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Spadaro: La fe sin misericordia es pura ideología.

Desde Asís un decálogo contra la tercera guerra mundial.