La crisis sin precedentes a la que nos enfrentamos esta suscitando todo tipo de reacciones. Ayer el Ministro General OFM y el de la OFS han enviado cartas ante esta situación.

Ayudar a disipar los miedos y la ansiedad.

Fray Michael Perry, General de los Frailes Menores, afirma que “prácticamente toda la comunidad humana se encuentra inmersa en una gran batalla para tratar de contener su propagación, atender a los infectados (más de 126.000) y llorar a los seres queridos que han muerto (más de 4.500). El impacto económico sobre las naciones, las familias, los individuos y, muy especialmente, sobre los pobres será, sin duda, catastrófico.”

Y remarca que “las respuestas diseñadas y aplicadas por los gobiernos para detener su proliferación están exigiendo de parte nuestra, sacrificios que restringen el ejercicio de nuestras libertades personales como nunca antes lo habíamos experimentado. Y, sin embargo, estas medidas son necesarias para prevenir un mayor avance del virus.”

La intención de la carta enviada por el General no es otra que la de ayudar a disipar los miedos y la ansiedad. Y nos recuerda que durante este tiempo litúrgico especial de la Cuaresma, los creyentes cristianos estamos invitados a acompañar a Jesús, recordando las grandes luchas y crisis a las que se enfrentó, recordando también su muerte en la Cruz como un sacrificio de amor puro.

Y no se olvida de los pueblos de Siria, la República Democrática del Congo, Venezuela, Mindanao, las Repúblicas de Sudán y del Sur de Sudán, Palestina, Líbano, y con los hermanos y hermanas que viven en otras partes del mundo donde la dignidad humana, los derechos fundamentales y la supervivencia física básica están siempre bajo amenaza.

Finalmente anima a que esta circunstancia sirva para superar todas las divisiones y temores, y busquemos los caminos que lleven al diálogo auténtico, la cooperación y la promoción del bienestar de toda la humanidad, muy especialmente de los pobres y excluidos. 

Puedes leer el texto integro en www.ofm.org

Dios prepara una gran sorpresa.

También Tibor Kauser, Ministro General de la Orden Franciscana Seglar ha querido enviar un mensaje de apoyo a sus fraternidades destacando que “no sabemos todavía que planes tiene Dios que podamos utilizar en esta situación tan grave. Sin embargo, estoy seguro de que Dios está preparando una gran sorpresa para nosotros”

Kauser indica también que “la solidaridad y la vida fraternal obtienen un nuevo significado” en este nuevo contexto e invita a todos a “unirse a mis oraciones por todos los que se están viendo afectados por la epidemia”

Para el Ministro, esta es una oportunidad de “fortalecer nuestra vida fraternal, incluso si ha menos encuentros personales” e insta a “prestar especial atención a aquellos hermanos mayores en situación de necesidad”.

“Algunas de las medidas tomadas y lo que nos piden las autoridades seglares y eclesiásticas nos pueden sorprender o incluso chocar. Sin embargo, tenemos que creer que son para el bien común y, como no hay otra autoridad más que Dios (Rm 13,1), tenemos que respetarlas, aunque a veces nos cueste entenderlas.” Concluye en su carta

Aisalamiento voluntario.

En estos tiempos, también desde los que hacemos pazybien.es, os animamos a permanecer en vuestras casa, reducir el contacto social a lo estrechamente imprescindible y a aprovechar este tiempo para recuperar el sentido primordial de la vida. 

En palabras del jesuita José María Rodríguez Olaizola: Y así, sin haberlo previsto, todas nuestras urgencias, las agendas repletas, las actividades programadas, lo imprescindible… se nos cae. Y entramos en un desierto donde quizás nos espera la verdad para la que nunca tenemos tiempo. Y la cuaresma empieza a serlo más.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Día de la Mujer, una mirada franciscana.

El COVID-19 y El Salvador