in ,

«La economía de comunión no discute la empresariedad, sino la visión del lucro»

El presidente de la Fundación Centesimus Annus: Una cosa es la filantropía del mundo capitalista que ayuda mucho pero tiene límites. Otra cosa es transformar la visión que rige a las empresas

La ecología no es algo en sí mismo, sino que en el papa Francisco es parte de una visión de conjunto del bien común de la humanidad. La economía de comunión no discute la empresariedad, sino la visión del lucro.

Lo indicó el presidente de la Fundación Centesimus Annus Pro Pontifice, Domingo Sugranyes Bickel, respondiendo a los periodistas al margen de la presentación del premio internacional de la fundación, este 15 de febrero de 2017 en la Sala de prensa de la Santa Sede, con la presencia del cardenal Reinhard Marx.

Sobre la economía de comunión, señaló que “una cosa es la filantropía del mundo capitalista, que es útil, ayuda mucho pero que tiene sus límites. Otra cosa es transformar las propias políticas económicas y visiones que rigen el futuro empresarial”. Añadió que “hay muchísimas empresas que están trabajando en esta línea”, si bien reconoció que “también hay ejemplos negativos”.

El Santo Padre “dice ‘no’ a una economía que mata, lo que no quiere decir que las economías maten” si bien Francisco tiene el mérito de “pone este debate sobre la mesa, como raramente había sido hecho en el pasado”, entretanto “en muchas ocasiones ha expresado cuidadosamente el papel del empresario en el desarrollo, y la economía de comunión no discute el principio de la empresariedad sino que lo promueve”.

“También hay que recordar –prosiguió Sugranyes– que nuestra economía ha reducido la pobreza de forma espectacular como nunca había sucedido en el pasado”, aunque reconoce que “ese proceso de crecimiento a su vez crea desigualdades, y la nueva economía que está surgiendo cambia profundamente las normas y el concepto del trabajo, y es posible que cree nuevas desigualdades” si bien para reducirlas desde hace muchos años “hay sistemas conocidos en marcha a través de la imposición y la fiscalidad. Pero no es suficiente”.

Por ello, señala, “en la fundación Centesimus annnus estamos promoviendo una nueva red de fondos voluntarios de solidaridad porque creemos que la respuesta fiscal no resuelve todo”.

Sobre la Laudato si’, señaló que es necesario entender esta visión global de Santo Padre, “en la que la ecología no es una cosa a sí misma sino que es parte de una visión de conjunto del bien común de la humanidad”.

Via Zenit

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

6 consejos para reducir tu huella de basura.

Mensaje de Cuaresma: “Arrepentirse para salvar el planeta: es urgente una conversión ecológica”