“La decisión de Trump en Tierra Santa es un desastre”

Algunos dicen que los palestinos que se están manifestando pertenecen al grupo terrorista Hamás y es cierto que este grupo esta movilizando a los ciudadanos.

También es cierto que, de los más de 60 muertos, 50 pertenecían a esta organización, según afirma uno de sus lideres, Salah Bardawil.

Todo eso es tan cierto como que los manifestantes solo llevaban piedras y fueron reprimidos con balas.

Para el líder de Hamás todos estaban allí manifestándose de forma pacifica. Para el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, los disturbios en la valla de la Franja de Gaza durante los últimos días fueron “un acto de guerra de Hamás” y no “protestas civiles”.

Visiones claramente distintas, verdades claramente distintas…

Mientras, Médicos sin Fronteras y Amnistía Internacional, denuncian que la mayoría de los muertos tenían heridas de bala en la cabeza y mucho de los heridos, impactos de bala por encima de la cintura.

Esta evidencia parece desmentir la versión israelí de que los disparos eran disuasorios.

Ayer el Papa Francisco decía estar “muy preocupado por la escalada de las tensiones en Tierra Santa” y no es para menos.

Sin duda alguna la decisión de Donald Trump de trasladar su embajada a Jerusalén, reconociéndola así como capital de Israel, ha sido la chispa que faltaba.

La decisión del gobierno americano es un desastre. Sin dudas que es un gran obstáculo al ya muy problemático proceso de paz” nos dice fray Giorgio Vigna OFM, responsable de JPIC en Tierra Santa.

Fray Giorgio, originario de Torino, lleva 7 años en Jerusalén y conoce de primera mano la situación.

Nos preguntamos si aun hay margen para la paz, el franciscano lo tiene claro: el margen para la paz existe en la cabeza de Dios, no creo que en la de los hombres. Queremos seguir esperando y rezando, convencidos de que esto es lo que tenemos que hacer. Convencidos también de que el Señor de la historia hará algo un día. Espero que sea bastante pronto…”

En la misma línea se expresa el administrador apostólico del patriarcado latino de Jerusalén, fray Pierbattista Pizzaballa OFM: “Una vez más las vidas de tantos jóvenes han sido apagadas y cientos de familias están de luto por sus seres queridos, muertos o heridos”

“¡De verdad debemos orar al Espíritu para cambiar nuestros corazones para comprender mejor su voluntad y darnos la fuerza para continuar trabajando por la justicia y la paz!”

¿Qué opinas?

Nicaragua: los frailes entre el pueblo y los antidisturbios.

La unión consumada