in , , , ,

Juan Carlos Moya: «Claro que se puede vivir el Evangelio sino ¿que hacemos aquí?»

El ultimo día de 2014, fray Juan Carlos Moya, ofm fue elegido Ministro Provincial de la provincial-franciscano-Moya-intnueva Provincia franciscana de la Inmaculada Concepción. Hace unos días nos recibió en su casa de Madrid y este es el resultado.

 

¿Porque Francisco de Asís?

Fue una persona con la que me encontré en un momento de mi vida de muchas búsquedas. Vi que era un hombre que vivió el Evangelio de una forma radical, creíble y me enamoro su forma, su carisma, su estilo.

 

¿A que edad se “enamoro” del estilo franciscano?

Pues… sobre los veinte años y a los veintidós ya entre como postulante.

 

¿Cómo fueron los años desde entonces hasta ahora?

Han sido veintitrés años fantásticos, en algunos casos frenéticos y en otros duros. Han sido años de pecado y de gracia pero estoy muy feliz, muy contento.

 

La nueva Provincia de la Inmaculada abarca casi toda España. Esta formada por 46 parroquias, 83 monasterios, 12 santuarios, cerca de 400 frailes… y de la noche a la mañana se lo han cargado a su espalda. ¿Pesa el servicio que le han encomendado?

No. No porque no cae sobre mis espaldas sino sobre un equipo de hermanos que debemos animar la vida y la misión de la Provincia. Pero partimos de que esto es de Dios y lo lleva Él. Esta sobre sus espaldas. Y luego, evidentemente, es una corresponsabilidad de todos, no únicamente la del equipo de animación de la Provincia, sino la de todos los hermanos.

 

¿Son suficientes las vocaciones que tiene actualmente la Provincia?

No. Visto desde la perspectiva de las necesidades pastorales de la Provincia, son absolutamente insuficientes. Ahora bien, no podemos mirarlo desde esa óptica, cada hermano es un don y desde allí debemos acoger la realidad que tenemos.

 

¿Qué motivo este proceso de unificación de seis provincias? 

El motivo fue la disminución de hermanos y la falta de fuerzas unida a la necesidad de concentrar las fuerzas para poder dinamizar nuestra vida.

Al unir fuerzas se vuelven mas realizables muchos proyectos de misión y de vida fraterna.

¿Las provincias de Arantzazu y Santiago se unirán en un futuro o seguirán sus vidas de forma independiente?

Ellos seguirán con sus vidas y lo que depare el futuro Dios lo sabrá. De momento todos estamos cómodos con las decisiones que hemos tomado. Las hemos tomado libre y serenamente.

Seguimos trabajando en común y veremos lo que depara el futuro.

Este proceso comenzó hace diez años ¿además de buscar la forma de unificar fuerzas, se hizo alguna autocritica sobre lo que llevo a esta situación?

Siempre se hace análisis y autocritica. Pero no nos hemos quedado simplemente allí. Hay elementos internos, hay elementos externos pero hemos hecho un análisis sereno, no ha habido tensiones.

Sabemos que tenemos nuestras debilidades y fragilidades, yo, personalmente, creo que hay que asumirlas con paz y que deben servir para activarnos, para mejorar.

 

¿Y cuales serian entonces las prioridades que os habéis fijado?

Las prioridades vienen dadas por lo que los hermanos hemos reflexionado y que fue recogido en el “Proyecto Porciúncula” que recoge los elementos mas importantes que quieren configurar nuestra vida y misión.

Son cinco prioridades, la vida de oración, la vida fraterna, la vida de formación, la vida de pobreza o minoridad y la misión.

 

En esa Misión hacia fuera de la Orden ¿hay alguna actividad social que se pueda destacar?

Realizamos muchísima labor de tipo pastoral y social. Si las tuviese que enumerar posiblemente me dejaría muchas cosas pero, por ejemplo, las parroquias hacen una labor espectacular. Tenemos mucha presencia en lugares rurales y también en muchas ciudades donde los franciscanos tienen una presencia muy fuerte, de hecho cuando nos planteamos dejar algún lugar la gente se nos hecha encima y esto denota que estamos metidos en la vida de la gente.

Pero no nos quedamos allí, nos estamos planteando proyectos concretos que van en la línea de la contemplación, de la acogida y de la inserción. Pensamos en fraternidades que vivan y trabajen con marginados y en lugares de marginación.

 

Volviendo a usted, después de tantos años ¿se resiente la vocación original?

No, en absoluto. Creo que se madura la vocación, se madura muchísimo. Yo me siento muy franciscano, me siento muy de la Familia Franciscana, de las hermanas, de los laicos… Conforme te vas metiendo, profundizando y orando, uno se va abriendo al mundo de Dios. A este espíritu que le fue dado a Francisco y Clara que tanto fruto ha dado y seguirá dando.

 

¿Tener un papa “franciscano” nos beneficia? ¿Podemos aprovechar que Francisco de Asís este otra vez en primer plano?

Bueno yo creo esa pregunta se puede interpretar en términos “mercantilistas” o pragmáticos. ¿Podemos aprovechar? Si, puede ser. A mi me alegra mucho, claro esta, que un papa elija el nombre de Francisco porque ya, desde el nombre, marca una línea de acompañamiento y de servicio a la Iglesia pero creo que los franciscanos no podemos estar en función de eso.

Lo nuestro es Cristo, es vivir el Evangelio al cien por cien y este es nuestro referente. El papa ahora es Francisco, antes Benedicto y luego Dios dira, pero los frailes debemos estar siempre allí, dejándonos confrontar por Cristo, dejándonos espolear por Él.

 

Hace unas semanas el Ministro General sorprendió a propios y extraños al afirmar que la Orden estaba en ruinas ¿cómo afecta esto en España? 

IMG_0760-a74fe041bdClaro que afecta, no tanto en el plano económico del patrimonio, sino mas bien en el plano ético y moral, esto es una herida grande.

Aquí nosotros tratamos de que todo lo que hacemos se sustentable económicamente. También es cierto que tenemos muchos hermanos mayores y debemos ocuparnos y preocuparnos por ellos. Hermanos misioneros que dependen de nosotros para su sustento, muchas cosas que gracias a Dios se pueden llevar adelante financieramente.

En el Capitulo fundacional nos planteamos muy seriamente el tema de la transparencia y estamos trabajando en una auditoria interna y otra externa que nos permita dar cuentas claras a los hermanos.

 

Como hace ocho siglos fray Maseo pregunto a Francisco, le pregunto ¿por qué a ti? ¿Por qué los hermanos te eligieron a ti? ¿Qué vieron en ti?

Pues es una pregunta que tendrás que hacerles a ellos. Yo fui Ministro en mi provincia cuando lo que realmente quería era irme a las misiones… y lo vengo pidiendo hace años… pero no hay manera. Tendría que decir como Francisco que no había otro, que era el mas bobo… pero no me atrevo a decir tanto como Francisco. No lo se. Yo estoy sorprendido. Pensé que estaría en el equipo por mi servicio como ministro en Valencia pero, no se, me ha cogido por sorpresa.

 

El lema del Capitulo Fundacional era “Haced lo que el os diga” ¿qué les pide el Señor que hagan?

Pues lo que le pidió a Francisco en su día y de allí no nos podemos mover, vivir el Evangelio.

¿Se puede vivir el Evangelio en este mundo loco, en medio de la crisis?

¡Como no! ¡Sino que leches hacemos aquí! ¿Qué hacemos aquí? Estoy convencidísimo que si. Sino me iría corriendo a mi casa. Yo me gasto la vida, yo he optado por una vida franciscana porque se puede vivir el Evangelio.

Hay que orar mucho, hay que discernir mucho, hay que entregarse mucho pero se nos ha dado este carisma de vivir el Evangelio. No el de atender a… el de cuidar a… o hacer tal.. No, no, no, es VIVIR EL EVANGELIO que es algo inmenso, es vivir a Cristo, que es ser Cristo.

 

¿Y que le diría a la gente de a pie, que no tiene para comer, que no puede pagar la hipoteca, que no tiene el parapeto del convento? ¿cómo vivir la alegría del Evangelio en esas situaciones?

Cristo vino a ensañarnos, y no es “espiritualidad barata”, vino a manifestarnos el rostro misericordioso de Dios. Un rostro que se manifiesta en los últimos, en los pequeños (cf. Mt, 25), desde allí yo solo puedo decir que el cristianismo y el franciscanismo, arraigado en el Evangelio, es una opción de vida a partir de la cual el otro es hermano. Cuando el otro sufre yo sufro con el, cuando el otro tiene necesidad yo la tengo con el. Y cuando sufro con el otro, me comprometo con el otro.

Yo les diría a los que la están pasando mal que no nos podemos cerrar en nuestro mundo, que debemos estar abiertos cuando nos va bien y también cuando nos va mal. Y siempre compartir con los otros lo que soy y lo que tengo. El proyecto que se le dio a Francisco es un proyecto de fraternidad universal. Así se genera la solidaridad cierta que genera esperanza.

Fray Juan Carlos, muchas gracias por su tiempo y por su servicio. Rece por nosotros!

Y vosotros también rezad por nosotros, para que tengamos la lucidez, la sabiduría para poder escuchar bien a la gente y a Dios. Para poder acertar en los desafíos que tenemos por delante. Orad por nosotros!

 

Gabriel López Santamaría, ofs

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Leave a Reply

One Ping

  1. Pingback:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

La espiritualidad de san Francisco de Asís y la que vivió santa María Bernarda

Servicio Capuchino para el Desarrollo