in ,

Hallan pruebas de la vida después de la muerte

Forest path in the woodsUn grupo de investigadores ha probado que existe una cierta conciencia entre el fallo del corazón y la reanimación.

Ha sido el mayor estudio de la experiencia cercana a la muerte jamás realizado. Investigadores de la Universidad de Southampton estudiaron durante cuatro años las experiencias de más de 2.000 personas que sufrieron un paro cardiaco en los hospitales el Reino Unido, EE.UU. y Austria.

Cerca del 40% de los que sobrevivieron al fallo cardiaco experimentaron una cierta conciencia durante el tiempo que pasó entre el fallo y el reinicio del funcionamiento del corazón.

Así, un hombre de 57 años contó a los científicos que al llegar la ‘muerte clínica’ él estaba fuera del cuerpo y pudo observar cómo los doctores lo reanimaban. Describió con detalle todo lo que había pasado, lo que sería imposible sin verlo.

«Sabemos que el cerebro no puede funcionar cuando el corazón deja de latir», comenta Sam Parnia, director del estudio publicado en la revista ‘Resuscitation‘. «Pero en este caso la conciencia se mantuvo al menos tres minutos después de que el corazón dejara de latir, aunque el cerebro suele morir a los 20 o 30 segundos». Aparte de observar lo que pasaba su alrededor, muchas personas mencionaron que vieron una luz brillante o el sol.

Parnia cree que muchas personas pueden haber experimentado algo parecido, pero lo olvidan debido a la medicación o simplemente piensan que se trata de una ilusión. «Muchas personas pensaron que habían tenido una alucinación, pero lo que vieron realmente corresponde a los hechos reales», dijo Parnia, quien espera que futuros estudios permitan saber más sobre lo que nos pasa después de la muerte.

Fuente: RT 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Cáritas España recuerda a la Iglesia que aporta menos de un 2% de su presupuesto

Liberado el sacerdote franciscano Hanna Jallouf