in , ,

Ganadería para principiantes. Por Manuel Romero, tor

Si les cuento la historia de las ovejas y el pastor a los de Confirmación se me quedan con la misma cara que ponen cuando van a una granja escuela y el monitor les habla de gallinas, conejos o pavos. ¡Perdón por la comparación! Pero es que cuesta aterrizar el tema con aquellos que no han tenido trato con la ganadería, ni con el rol del pastor.

Y si intento explicar la misma comparación a los religiosos en formación me encuentro con las mismas caras de sorpresa y, además, con la sospecha del “borreguismo” que se dan en algunos grupos. ¡Perdón por la expresión! Pero es que cuesta aterrizar el evangelio con la generación más original y tecnológica que hemos conocido, de momento.

Pero el hecho es que, ellos y yo nos dejamos llevar por el twitter que más se copia, de la música que más se reproduce y de la foto que más se vota. Tenemos más “pastores” de lo que reconocemos. Y de eso sí puedo tirar para entrar en diálogo.

Jesús dice que: primero, tenemos que descubrir a quién escuchamos más y a quién seguimos. Qué persona y qué palabras reconocemos como importantes. Y, segundo, qué tutor, guía, monitor o religioso, nos conoce en profundidad. Y en la medida en que se crucen estos dos sentidos del camino nos encontramos en la dirección del pastor del que habla el evangelio.

Yo tengo pastores. Tú tienes pastores. Aquellos o aquellas a los que prestamos confianza y cuyo interés por nosotros les mueve el corazón. ¿Quiénes son? Pues -por encima de la comparación- son nuestros acompañantes espirituales; los que caminan a nuestro lado y saben de nuestros sueños. Los que tienen vocación de entrega y servicio.

Jesús es el único pastor. El que trasparenta al Padre, no me considera una propiedad, me respeta y no persigue nada de mí que yo no desee… por eso, prefiero seguir a ese pastor y aprender a ser oveja. Y redescubrir mi vocación de servicio para cuando se me solicite cambiar de rol. Esa es la ganadería para principiantes, pero esa ya es otra historia…

Via LCDLP

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

No llores por los pobres: llora por sus verdugos. Por Mons. Santiago Agrelo, ofm

Escuchar su voz y seguir sus pasos. Por José A. Pagola