in , , ,

Fray Csaba, el fraile que ayuda a los niños huérfanos de Transilvania

Franciscano menor húngaro que creó la Fundación San Francisco en Déva hace 25 años.

Por Gelsomino del Guercio

Fra ‘Csaba Böjte , un franciscano menor húngaro sólido y carismático que hace 25 años creó la Fundación San Francisco, en Déva, en la Transilvania húngara, abrió una ventana a la bondad del Señor y a la vida real de niños huérfanos y marginados.

El regalo

La «ventana» entregada al Papa Francisco

El franciscano, según informa Vatican News , estuvo presente en la audiencia general del 8 de mayo en Piazza San Pietro, con una treintena de «sus niños”. Fra ‘Csaba donó al Papa «Parvuli Dei – Una ventana al mundo del Niño Jesús «, una ventana al estilo tradicional de Transilvania que se abre a un Niño Jesús compuesto por retratos de más de dos mil niños huérfanos asistidos por la Fundación.

Encuentro con el Papa del 8 de mayo

Con este regalo, los niños huérfanos de Transilvania quisieron expresar su afecto y emoción al Papa por su inminente visita al santuario mariano de Sumuleu Ciuc (Csíksomlyó en húngaro) , donde el 1° de junio celebró la Santa Misa.

SUS FRASES MÁS HERMOSAS

En realidad, hay muchos más pequeños que han sido ayudados por el fraile en 25 años de actividad: más de 6000, recibidos con los brazos abiertos para educarlos y hacer que se sientan como en una nueva familia. Gracias a su carisma y su testimonio, se ha convertido en un maestro creíble no solo para estos niños sino para toda la comunidad católica en Transilvania. Sus palabras, humildes pero decisivas, son escuchadas por todos los húngaros en el mundo, la voz de la conciencia de toda una nación.

Entre sus frases que muchos aman repetir: Es bueno ser bueno. Es hermoso caminar por el camino de la caridad sin juzgar. ¡Es bueno escuchar la voluntad de Dios!

LA VÍRGEN Y EL HOMENAJE DE PENTECOSTÉS

Hace unos días, Fra ‘Csaba y Bergoglio se reunieron nuevamente en Sumuleu Ciuc, uno de los centros espirituales más importantes de los católicos húngaros, no solo de Transilvania, sino de todo el mundo.

En la iglesia franciscana, construida al pie del monte Somlyó, se venera la monumental estatua de la Virgen de Csíksomlyó, pero la montaña en sí misma, tiene un significado especial en la devoción popular. Cada año, en Pentecostés, varios cientos de miles de húngaros de Transilvania, junto con muchos otros de todo el mundo, especialmente los católicos, pero últimamente también de otras confesiones, se reúnen en la cima del Monte Somlyó para asistir a la Santa Misa y cumplir con los ritos relacionados con la peregrinación húngara más importante.

Via San Francesco

Traducido para pazybien.es por Marta Furlan

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

La actualidad del pensamiento franciscano sobre la pobreza.

Taller de JPIC en Malawi