in , , , ,

Fray Cantalamessa: Dios nos ama, es el medio más eficaz para llegar a la paz

Para mantener la paz el «medio más eficaz» se encuentra en la «certeza de ser amados por Dios». Así lo aseguró el padre Raniero Cantalamessa en la Tercera Predicación de Adviento, realizada ante el Papa y la Curia Romana, dedicada al tema «la paz, fruto del Espíritu».

El predicador de la Casa Pontificia asegura que “la paz fruto del Espíritu es distinta de la paz don de Dios y de la paz como tarea en la que trabajar”. Recordando el título del mensaje del papa Juan Pablo II para la Jornada mundial de la paz de 1984 decía: “La paz nace de un corazón nuevo” y Francisco de Asís, mandando a sus hermanos por el mundo, les aconsejaba: “La paz que anunciáis con la boca, tenedla sobre todo en vuestros corazones”.

Y así asegura que “la paz interior o del corazón ha ocupado a lo largo de los siglos a todos los grandes buscadores de Dios”. La esperanza de esta paz eterna ha marcado toda la liturgia de los difuntos. Expresiones como “Pax”, “In pace Christi”, “Requiescat in pace” son las más frecuentes en las tumbas de los cristianos y en las oraciones de la Iglesia. La Jerusalén celeste, con alusión a la etimología del nombre, es definitiva “beata pacis visio”[1], beata visión de paz, aseguró.

Hablando sobre la concepción de San Agustín de la paz interior como la adhesión a la voluntad de Dios, asegura que  encuentra una confirmación y una profundización en los místicos. Y cita al maestro Eckhart cuando escribe: “Nuestro Señor dice: ‘Sólo tendréis paz en mí’ (cfr. Jn 16, 33). Cuanto más se penetra en Dios, más nos adentramos en la paz. El que tiene su yo en Dios tiene la paz, el que tiene su yo fuera de Dios no tiene la paz”[2]. “No se trata, por lo tanto, sólo de cumplir con la voluntad de Dios, sino de no tener otra voluntad que la Dios, morir completamente a la propia voluntad. La misma cosa se lee, en forma de experiencia vivida, en Santa Ángela de Foligno: “Más adelante, la bondad de Dios me concedió la gracia de hacer de dos cosas una sola, tanto que no puedo querer otra cosa, sino lo que Él quiere. […] Ya no me hallo más ahora como solía hallarme, sino que fui conducida a una gran paz en la cual vivo con Él y estoy contenta de cualquier cosa”[3].

Recordó también a San Ignacio de Loyola y su “doctrina de la santa indiferencia”. Consiste en ponerse en un estado de disposición total a aceptar la voluntad de Dios, renunciando, desde el principio, a cualquier preferencia personal, al igual que una balanza dispuesta a inclinarse del lado donde el peso será mayor. La experiencia de paz interior se convierte así en el principal criterio en todo discernimiento. Hay que considerar que es conforme a la voluntad de Dios, la elección, que después de una prolongada ponderación y oración, viene acompañada por una mayor paz del corazón.

Finalmente el padre Cantalamessa habla del testamento que nos ha dejado Santa Teresa de Ávila, el que asegura que es muy útil para repetirnos cada vez que tenemos que recobrar la paz en el corazón: “Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda; la paciencia todo lo alcanza; quien a Dios tiene nada le falta. Sólo Dios basta”.

Concluye esta tercera predicación de Adviento, deseando que el nacimiento del Señor, Santo Padre, Venerables padres, hermanos y hermanas, sea realmente para nosotros, como decía san León Magno, ¡“el nacimiento de la paz”![4] De las tres dimensiones de la paz: aquella entre el cielo y la tierra, aquella entre todos los pueblos y aquella en nuestros corazones.

 

Via News.va

Comentarios

Leave a Reply

One Ping

  1. Pingback:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Los Frailes Menores (OFM) al borde la bancarrota.

Europa apuesta por la reducción drástica de las bolsas de plástico.